El jugador del Viveros Herol Nava Eduardo Fernández y el entrenador Dani Gordo, en la rueda de prensa. / A. MARUGÁN
Publicidad

El Viveros Herol Nava entra en una fase de suma exigencia dentro de la Liga Asobal. La plantilla que dirige Dani Gordo hará frente a cuatro partidos en apenas 12 días. Tras lograr la primera victoria fuera de casa, el conjunto navero se prepara para recibir el sábado al Puente Genil (18.30 horas). Después jugará el miércoles en Pamplona (20.00) y el sábado 7 de diciembre volverá a casa para enfrentarse al Bidasoa Irún, en un horario nada habitual en Nava de la Asunción (11.00) al ser televisado. El broche a este carrusel de encuentros lo pondrá en Huesca el miércoles 11 de diciembre (20.30).

Tramo de la temporada de gran compromiso, que llega en un momento de plena confianza para el equipo de Gordo. El trabajo semanal se está viendo reflejado sobre la cancha y los números hablan por sí solos: un recién ascendido y debutante en la máxima categoría nacional, en la sexta posición. Diez puntos atesora el cuadro segoviano, que pueden verse aumentados frente a un rival directo en los interés por la permanencia. De ganar, abriría una importante brecha con el plantel cordobés.

“El equipo viene de una dinámica muy buena de partidos, resultados y entrenamientos; y el colchón de puntos que tenemos es importante e inesperado. Ahora tenemos que seguir en esta línea, con la tranquilidad que nos proporciona el trabajo diario y la confianza que tiene el grupo. Todo el mundo tiene un papel importante. El guión previsto se está superando gracias a que el equipo compite cada encuentro”, reconoció el propio Gordo en rueda de prensa sobre el rendimiento del plantel.

El contrincante de esta jornada se halla en buena dinámica; pues de los siete puntos que definen su primera parte del campeonato liguero cinco los ha logrado en los cuatro últimos partidos. Viene de imponerse en su feudo al Balonmán Cangas (35-27) y al Puerto Sagunto (30-26), y de empatar en Guadalajara (32-32).

El análisis de Eduardo Fernández

Así lo analizó el jugador Eduardo Fernández: “El Puente Genil es un rival directo y es importante sumar los puntos, ya que la clasificación está muy igualada desde el sexto para abajo. Ellos vienen de ganar en casa y en Logroño también hicieron un partidazo. La clave va a estar en controlar mucho a Juan Castro, finalizar en ataque y minimizar las pérdidas”; y subrayó: “La plantilla está trabajando bien y queremos prolongar la racha de victorias”.