futbol gimnastica segoviana arosa sc 34
Cidoncha conduce el balón ante el Arosa en un duelo disputado en el Estadio Municipal de La Albuera. / NEREA LLORENTE

Javi Marcos no entrenó ayer con la Gimnástica Segoviana en La Albuera; nada que ponga en riesgo su presencia el domingo en San Lázaro ante el Compostela, pero un central entre algodones es cristal de Bohemia para el actual parte médico del club. La tradición reciente dice que este vestuario responde con agallas a las derrotas; tras caer ante el Pontevedra (0-2), el domingo espera el Compostela un ilustre del fútbol español. Un ejercicio de resiliencia para el conjunto que entrena Manu González, que participó en varios ejercicios como jugador de campo, al igual que su segundo, Aitor Garrido, para arrimar el hombro y plantear ejercicios de nivel. Si el fútbol es cuestión de números, los azulgranas se miden a un rival complejo: la escasez.

Cidoncha espera un partido “complicado” en San Lázaro. “Ellos están fuertes y nosotros venimos de derrota, pero queremos arreglarlo”. El tropiezo ante el Pontevedra ha servido como acicate en el vestuario. “Currando más que nunca, apretándonos unos a otros”. Su conclusión del partido del domingo es que el inicio, con dos goles encajados en el primer cuarto de hora, fue determinante. “Contra estos equipos, lo mejor es empezar muy fuerte y que ellos vean que somos un rival competitivo, que se lo vamos a poner muy difícil”.

El centrocampista, una pieza valiosa por su versatilidad, asume un papel más protagonista ante las lesiones de Conde o Borrego. “Son bajas importantes, jugadores que han hecho un gran comienzo de liga. Nosotros tenemos que adaptarnos a la situación; hay mucha gente en el banquillo que es muy apta para estar ahí. Los jugadores que estamos, estamos bien, lo hemos visto en el entrenamiento, muy metidos en el papel. Nos lo estamos poniendo muy difícil unos a otros y eso es bueno. El domingo vamos a salir a muerte”. Pese a las ausencias en la zaga, confía “plenamente” en la defensa que alinee González en tierras gallegas.

Lejos de la euforia y de la pesadumbre, Cidoncha buscó un término medio. “Tenemos que ser muy conscientes de que no somos el equipo favorito, ni mucho menos. Y que tenemos que ser humildes. Creo que estamos trabajando bastante bien; los resultados hasta ahora son muy positivos, Va a haber partidos que vamos a perder y tenemos que reponernos y competir”. ¿Firmaría a comienzo de temporada el sexto puesto que ocupa en estos momentos el equipo? “No sé si firmarlo, pero viendo como está el nivel de la liga creo que es un puesto bastante bueno”. El ambiente del vestuario es una de las claves para un recién llegado como él. “Lo que más destaco es la humildad de la gente. Veo a todos como si fuese una familia; es algo muy importante de lo que nos tenemos que favorecer dentro del campo”.

No se dejó intimidar el centrocampista ante el ambiente festivo que prepara el Compostela, con disfrace de Halloween, para decantar el partido a su lado. De hecho, cree que podría beneficiar a su equipo. “Si nosotros salimos fuertes, se les puede volver en contra. Yo he jugado partidos con mi afición en los que nos han metido mucha caña si nos han salido las cosas un poco regular. Podemos utilizarlo a nuestro favor”.

En tiempos de flaqueza, la Segoviana acredita la dureza de un grupo que ha pasado penurias sin derrumbarse. Tendrá varias semanas para ponerla a prueba.

Entrenamientos con 13 jugadores

Gimnastica Segoviana Ceares 66

Manu González explica las consecuencias que tiene en el día a día del parte de bajas del club. “Es obvio que de entrenar con 20 jugadores a entrenar con 13… te cambia todo. Si quieres hacer tareas en espacios amplios, no puedes. Es más complicado trabajar conceptos tácticos”. Con todo, el técnico separa la calidad de los entrenamientos de la pura competición. “No hay excusa. Hemos diseñado la plantilla que hemos diseñado; y tenemos los jugadores que tenemos”.

El técnico subrayó que el proyecto partía de una plantilla con pocos efectivos, pero versátiles. “En base a nuestro poco presupuesto, intentar fichar a los mejores jugadores con el dinero que teníamos”. De cara al domingo vuelve Szymanowksi, al que el entrenador define como pieza fundamental, máxime teniendo en cuenta la baja de Borrego, el otro candidato a ocupar el extremo izquierdo. El ex del Leganés se ha recuperado en apenas un mes de una lesión muscular. “Sinceramente, creo que tenemos un equipo de garantías para intentar combatir al Compostela”. La prudencia es la nota dominante en los entrenamientos. “Estamos con tantas bajas, que a la mínima que haya una molestia prefiero pararles y que no entrenen”.