d1-1kama_Futbol-Segoviana-Real-Valladolid-B_KAM5878
Abraham saluda a Pablo al finalizar el encuentro que la Segoviana jugó ante el Valladolid B. / KAMARERO
Publicidad

La Gimnástica Segoviana hizo pública en la mañana de ayer la despedida de Abraham García como responsable del primer equipo, dos años después de que el técnico iniciara una de las fases más ilusionantes en el club azulgrana, que concluyó de manera triste con el descenso a la Tercera División, con lo que se abre ahora una fase nueva para la entidad, que comienza a trabajar para reconquistar la categoría perdida, y que de nuevo se encomendará a Ramsés para que lidere el proyecto desde la dirección deportiva.

El responsable de la confección de la plantilla continuará una campaña más ejerciendo su labor, pero contando con más colaboración, ya que el desgaste está siendo grande. Aún así, no será hasta mañana cuando el director deportivo de la Segoviana se ponga manos a la obra para volver a confeccionar un plantel de garantías de cara a intentar el ascenso.

LAS MISMAS PREMISAS

No han sido pocos las llamadas que ha recibido el club de representantes, cuando no directamente de entrenadores, ofreciéndose para dirigir a la Segoviana, tanto en las últimas jornadas en la Segunda B, como ahora que se inicia una nueva etapa en la Tercera. Otra cosa es que sean del agrado del club, porque el club se maneja con una premisa, la de que la base de la plantilla se componga de jugadores de Segovia, y el entrenador que venga deberá adaptarse a ello.

Por esta razón se abre una doble vía a la hora de elegir al candidato al banquillo gimnástico. La primera de esas vías pasa por un entrenador de la casa, que tenga un cierto ascendente sobre el vestuario para conseguir integrar de la mejor manera posible a los futbolistas jóvenes que con seguridad subirán al primer equipo, caso de Dani Abad, Juan de la Mata o Gómez, por citar tres ejemplos, aunque afortunadamente para el club hay bastantes más, y el Unami puede dar fe de ello esta temporada que termina.

Ramsés Gil continuará al frente de la dirección deportiva del club tras la reunión que mantuvo con la junta directiva

En este capítulo aparecen dos entrenadores que encajan. El primero de ellos es Barto, que precisamente ha realizado una gran campaña con el Unami en la Regional de Aficionados, colocando tercero al equipo que fue líder durante un buen número de jornadas, y el segundo es Ricardo de Andrés, al que su falta de experiencia en los banquillos puede verse suplida con su perfecto conocimiento de lo que es tanto la filosofía de la Gimnástica Segoviana, como la Tercera División.

La segunda de las vías pasa por un técnico de fuera de Segovia, con experiencia en otros equipos y que sea capaz de gestionar un grupo que tendrá como objetivo el del cambio de categoría. La rumorología no ha tardado en colocar cerca de la Segoviana a los ‘habituales’ Carlos Tornadijo, o Santi Sedano, aunque también hay otros que comienzan a sonar en la órbita gimnástica, como puede ser Javi García, actual técnico del Tres Cantos de la Tercera División madrileña. Pero, sea como fuere, la dirección deportiva será la que tenga la última palabra en lo que a la figura del entrenador se refiere, y esa palabra no comenzará a pronunciarse hasta el próximo miércoles.