futbol gimnastica segoviana bergantinos 44
Una de las torres de iluminación de La Albuera, durante el partido de la Segoviana con el Bergantiños. / NEREA LLORENTE

La ciudad de Segovia no se verá en la tesitura de tener que justificar cómo una capital de provincia (pequeña sí, pero capital de provincia al fin y al cabo) no puede acoger dos encuentros de la Copa del Rey de fútbol porque su instalación deportiva ‘estrella’ en lo que a campos de fútbol se refiere no cuenta con la iluminación adecuada para que los partidos puedan ser retransmitidos por televisión.

En la jornada de ayer, un escueto comunicado del Ayuntamiento de Segovia señalaba que “los partidos de Copa del Rey que enfrentarán al Unami con el Deportivo Alavés al 30 de noviembre y a la Gimnástica Segoviana con el Real Mallorca el 1 de diciembre, se disputarán en el campo-estadio de La Albuera a las 19:00 horas. El Ayuntamiento de Segovia, con el apoyo del club gimnástico, ha buscado la mejor solución posible y hará el esfuerzo para satisfacer las exigencias de iluminación que impone esta competición”.

“Una empresa, con el apoyo de otra segoviana, se encargará de la instalación de dos torres detrás de las porterías para proporcionar la intensidad lumínica requerida para la retransmisión de los partidos”.

La intrahistoria

La realidad de esta historia de focos y ‘lúmenes’ es algo más compleja, y se ha tratado de manera exhaustiva en las páginas de este diario. El Instituto Municipal de Deportes señaló que no contaba con apenas dinero para acometer el gasto que podía suponer la instalación (provisional) de la iluminación suficiente para cumplir los requisitos televisivos, y tanto Gimnástica Segoviana como Unami pusieron de manifiesto que sus arcas tenían el dinero justo para no terminar la temporada con déficit.

Así que mientras que el Unami barajaba la posibilidad de trasladar su partido frente al Alavés a Mendizorroza, la Segoviana se puso manos a la obra y, con los 9.990 euros más IVA con los que contaba el IMD para instalar (de manera provisional) la iluminación, contactó con la empresa navarra M2 Eventos, que ya había instalado la iluminación necesaria para que la pasada campaña se pudiera disputar el AD San José – Granada de Copa del Rey, que por ese dinero se avino a instalar las luces, en colaboración con la empresa segoviana Radalki, que pondrá la infraestructura.

La empresa navarra M2 Eventos, junto con la segoviana Radalki, serán las encargadas de instalar la iluminación necesaria en el campo

Y todo ello en un plazo casi récord de tiempo, puesto que las luces se instalarán el mismo día 30 de noviembre, fecha del partido del Unami frente al Deportivo Alavés, se probarán dos horas antes del encuentro y se quedarán instaladas para que el 1 de diciembre pueda disputarse el Gimnástica Segoviana – Real Mallorca. Como en alguno de los dos encuentros salte la sorpresa, la ‘historia de la luces’ tendrá segunda parte en Segovia. Siempre de manera provisional, claro.

La Federación abre la mano

La Federación Española de Fútbol también ha puesto de su parte para que los dos partidos de la Copa del Rey puedan disputarse en el campo de La Albuera. El representante de la RFEF que se reunió con la concejal de Deportes, Marian Rueda, y los directivos de Segoviana y Unami, ofreció una serie de alternativas para poder afrontar la instalación de las torres de iluminación a un coste que podía ser asumible. Además, aunque entra dentro de lo posible que la potencia de los equipos que se instalen no alcancen los 600 lúmenes, la Federación no se pondrá ‘exquisita’ y los encuentros se disputarán sin mayores complicaciones, aunque los clubes deberán cumplir otros requisitos como instalar una carpa para hacer de sala de prensa.