Publicidad

Un final de partido cruel con el Viveros Herol Nava llevó a la derrota al conjunto segoviano en el igualado derbi que disputó frente al Recoletas Atlético Valladolid en el pabellón Huerta del Rey, y en el que la baja de Darío junto a las imprecisiones y las exclusiones en los minutos finales acabaron siendo decisivas.

El inicio del partido fue el que podía esperarse teniendo en cuenta que el Atlético Valladolid llegaba al encuentro más rodado que el equipo navero al haber jugado partidos de la Copa del Rey, mientras que los segovianos acumulaban un par de amistosos. Así, antes de llegar al minuto cinco de partido el marcador señalaba un claro 5-1 para los de David Pisonero, con Dani Gordo pidiendo tiempo muerto para aclarar los conceptos después de un arranque nada positivo.

Una defensa más asentada, un tanto de Nicolo desde el extremo y otro de Álvaro de contragolpe comenzó a arreglar las cosas para los naveros, que se mantuvieron todo el primer tiempo por detrás en el marcador, pero ya en un plano de igualdad con un equipo local que se encontraba con un buen César Pérez en la portería, aunque que paulatinamente se iba atascando más en el ataque, con Ernesto y Yeray echando una buena mano al 6:0 defensivo con sus intervenciones.

De esta manera, el partido se fue haciendo menos eléctrico en los ataques, y bastante más trabado en sus acciones, y con cuatro los porteros haciendo muy bien su trabajo, puesto que Carlos Calle también ayudó a los vallisoletanos deteniendo un siete metros a Nicolo en una doble intervención espectacular.

Pero el Viveros Herol había llegado a tiempo al partido, y con Oleg Kisselev teniendo que meterse en el pivote fue sacando rédito. Incluso a pesar de que un nuevo estirón en el marcador del Atlético Valladolid llevó los cuatro goles de diferencia, la exclusión del local Adrián Fernández le dio la posibilidad al Balonmano Nava de endosar a su rival un parcial de 0-2 que llevó el partido al 13-11 con el que se llegó al descanso.

Veinte minutos por delante

Inició el partido el conjunto local en inferioridad por una exclusión a Roberto Turrado, y el equipo navero aprovechó este hecho para acercarse aún más en el marcador, e incluso para situarse por delante, poniendo en evidencia que su reinicio del partido no tenía nada que ver con la puesta en escena de la primera parte.

Desde que Edu Fernández colocara el 15-16 en el marcador, el Viveros Herol Nava supo liderar el partido pese a que el Atlético Valladolid se aferraba a él, impidiendo que los segovianos adquirieran una renta siquiera de dos goles. La presión que ejercía el equipo local era grande, pero los visitantes siempre encontraban la manera de marcar un gol más, con Nicolo, con Rodrigo, con Agus Casado… y todo ello pese a las grandes intervenciones de César Pérez, a las que en la portería segoviana Yeray ponía el espectacular contrapunto, con dos paradas consecutivas a lanzamientos de siete metros que ayudaban al equipo a mantenerse por delante.

Exclusiones decisivas

Así se llegaba a los últimos diez minutos de partido con el empate a veinte goles en el electrónico, y con el Viveros Herol Nava aguantando la distancia pese a que las exclusiones comenzaban a hacer mella. Oleg dejaba al equipo con uno menos, y apenas recuperada la igualdad en la cancha, era Andrés quien tenía que dejarla durante dos minutos. Y pese a ello, Nava siempre encontraba la forma de seguir por delante, con el 23-24 con el que el encuentro se adentró en los últimos cinco minutos.

Pero en ese momento, una exclusión más para los visitantes, en esta ocasión para un Agus Casado que estaba siendo uno de los jugadores más destacados del Viveros Herol, echándose al equipo a la espalda cuando más falta hacía, significó el comienzo del fin para las aspiraciones segovianas de hacerse con algo positivo de Valladolid. El equipo local, que había igualado el marcador en la acción que supuso los dos minutos para el ‘8’ del Nava, defendió con mucha intensidad la acción ofensiva visitante, logrando robar la bola, y marcar el 25-24 a la contra.

El tiempo muerto de Dani Gordo sirvió para organizar el ataque que devolviera las tablas al electrónico. La bola llegó a Andrés en los seis metros, pero la fortuna quiso que su lanzamiento se fuera al poste, y que en la acción ofensiva siguiente, Robin Dourte marcara el 26-24 a un minuto para el final. El daño fue irreparable para los naveros, porque César Pérez bajó la persiana en los dos últimos lanzamientos de Edu Fernández y Agus Casado que buscaban, por lo menos,salvar el gol average. Pero tampoco pudo ser.

Resultados jornada 16

PUENTE GENIL – BM. BENIDORM 31-30
HELVETIA ANAITASUNA – barça 18-39
BIDASOA IRUN – ADEMAR 23-27
BADA HUESCA – SINFÍN 22-20
AT. Valladolid – VIVEROS HEROL 26-24
BM. GRANOLLERS – CANGAS 31-23
GUADALAJARA – BM LOGROÑO 26-31
PUERTO SAGUNTO – CUENCA 26-26