Carlos Baeza continúa firmando una temporada espectacular integrado en el equipo del Puertas Bamar de Íscar. Si hace apenas un par de semanas el segoviano de Vallelado se hizo con el campeonato de España de clubes haciendo pareja con Imanol Ibáñez en la final de pala corta, el pasado fin de semana consiguió el doblete, firmando la victoria en la final de la Copa del Rey que se disputó en el frontón Labrit de Pamplona.

Los rivales en la final eran Rubén Ayarra y Emiliano Skufca, integrantes del Club Natación Barcelona que dos semanas antes habían protagonizado la final del campeonato de España, y que estaban dispuestos a presentar mucha más batalla que en aquella final en la que la derrota en paleta cuero les puso demasiada presión encima.

UNA FINAL HASTA EL FINAL

Los catalanes comenzaron mejor, pero en cuanto el vallisoletano y el segoviano entraron en calor, se anotaron diez tantos de una tacada para colocar el 12/6 y terminar ganando el primer parcial por 15/12 pese a los intentos de los catalanes por volver a meterse en el partido.

Ayarra y Skufca mejoraron en el segundo parcial, en el que Baeza no estuvo tan fino en la delantera. Pese a ello, los del Bamar se colocaron con 11/8 a su favor, ventaja que podría ser suficiente para proclamarse campeones, pero sus rivales lograron el cambio de saque y se desataron en su juego, endosando un parcial de 0/7 que llevó la final al tercer set.

El desempate a diez puntos no defraudó. El Natación cobró la primera ventaja de 3/6, pero la reacción de Ibáñez y Baeza fue fulgurante, poniendo el partido a un solo punto con el 9/6 que les daba cuatro bolas de campeonato. Ayarra y Skufca tiraron de orgullo para lograr dos tantos y acercarse hasta el 9/8, pero la fortuna se alió con el Bamar en el punto definitivo, con una bola en semifallo de Imanol que golpeó pocos centímetros por encina de la chapa del frontis, haciendo inútil los esfuerzos de los barceloneses por devolver la pelota y dando el doblete a Imanol Ibáñez y Carlos Baeza.