Más de un año y medio después de que el Balonmano Nava, el Ademar y el Atlético Valladolid unieran fuerzas para negociar de manera conjunta los apoyos institucionales de la Junta de Castilla y León, en una iniciativa a la que se adhirió el Villa de Aranda tras su ascenso a la Asobal, la callada por respuesta de la institución autonómica (cámbiese por buenas palabras en el mejor de los casos) a sus demandas ha llevado a los cuatro clubes de la Comunidad a reclamar ante los medios “sinceridad y celeridad” al Gobierno Autonómico respecto a las ayudas.

La pandemia ha hecho estragos en las finanzas de los clubes, que han buscado recursos hasta debajo de las piedras, pero que siempre se han encontrado con la incomprensión de la Junta a sus demandas. Así, en una rueda de prensa celebrada en Valladolid por los presidentes de los cuatro clubes castellano-leoneses de la Asobal, el representante del Atlético Valladolid, Mario Arranz, aseguró que los clubes no son empresas “sino entidades deportivas sin ánimo de lucro, que han tenido que mantener su actividad, con pérdidas de ingresos y más gastos de los habituales”.

En este sentido, recordó que “se ha mantenido la competición, realizando pruebas médicas a los jugadores incluso dos veces por semana, viajes, arbitrajes, y sin público, que es uno de los factores que más afecta al ingreso de los clubes, con pérdidas de unos 100.000 euros”.

LA INVERSIÓN PUBLICITARIA

Arranz explicó que las cuatro entidades de balonmano de Castilla y León vieron cómo la Junta “eliminó las ayudas o la participación económica en los clubes de élite, algo que ha existido antes, de la mano de la Consejería de Cultura y Turismo, y a través de una inversión publicitaria”.

“Estamos reclamando esa colaboración por necesidad, no por oportunismo. Se realizó una propuesta de intercambio de espacios publicitarios hace dos años a la Junta, ya que somos un escaparate que antes se explotaba y que traía beneficios a la comunidad, pero no se ha recibido respuesta alguna”, precisó.

Tal y como ha advertido “el panorama ha cambiado y la situación es agónica, de ahí que se reclame una ayuda sustentada en un intercambio publicitario, con espacios que cedemos para su explotación y tasado en unas cantidades que servirían para sufragar las pérdidas acumuladas por la disminución de ingresos”.

“La última noticia de la Junta era que nuestra propuesta se había trasladado a la Consejería de Presidencia a principios de marzo, pero han pasado más de dos meses y no sabemos nada”, matizó.

SINCERIDAD, Y CELERIDAD

Por este motivo, Cayetano Franco, presidente del Ademar de León, centró su petición en la sinceridad “para saber si hay alguna posibilidad de ayuda o no, y ver cómo afrontar, no ya el futuro, sino el presente” y en la celeridad, porque ve que “van a tirar el salvavidas cuando ya estemos ahogados”.

“Reclamamos que inviertan en nosotros, sabiendo que somos un magnífico escaparate para el turismo y la cultura, para una comunidad que tiene mucho por explotar en todos los aspectos, tanto del punto de vista gastronómico, como del histórico o patrimonial”, insistió.

Julián Mateo: “No pedimos limosna, sino que se establezcan unos parámetros de ayuda a los clubes al estilo de lo que se hace en el resto de comunidades”

Una petición que también rubricaron el presidente del Balonmano Nava, Julián Mateo, y el del Villa de Aranda, Eusebio Martín, quienes recordaron además, “que de los clubes dependen trabajadores” y que cuentan con más de tres centenares de niños en sus respectivas canteras, al tiempo que solicitaron “igualdad con respecto al tratamiento que se hace al deporte de élite en otras comunidades” donde las ayudas a los clubes son muy superiores a las que se brindan desde Castilla y León.

“La Junta debe marcar, para los deportes de élite, un parámetro determinado, como lo tienen otras comunidades. Los políticos deben creer en nosotros, en el deporte, en que es importante y necesario y que es un gran escaparate que da beneficio a la comunidad, que la vertebra y que la puede relanzar”, finalizó Martín. La realidad es que los clubes castellano-leoneses de la Asobal se han cansado de esperar, y temen que cuando la Junta quiera reaccionar ya haya llegado el tiempo de los lamentos.

RECUPERADOS PARA EL PARTIDO DE LEÓN

Recuperar sensaciones después del partido frente al Granollers, y continuar liderando el grupo de conjuntos que pelean por no descender a la División de Plata es el objetivo que Zupo Equisoain se ha marcado de cara al encuentro que en la tarde de este sábado disputará el Viveros Herol Nava frente al Ademar en León.

El equipo ha preparado con una cierta tranquilidad el derbi frente al conjunto leonés porque el hecho de que todos los implicados en el descenso perdieran sus respectivos partidos minimizó su derrota “y es algo que nos interesa” afirmó el técnico, consciente de que tras la disputa de la trigésima jornada “todo sigue igual” en la zona baja.

En el aspecto positivo del encuentro del miércoles Zupo señaló que “hemos recuperado a Lamariano, por lo que ahora tenemos dos porteros a buen nivel”, un hecho importante para medirse a un oponente que parece haberse reencontrado con su mejor juego.

La plantilla no está al cien por cien, puesto que tanto Adrián Rosales como Rodrigo Pérez Arce han sufrido molestias a lo largo de la semana que les impidieron entrenar con normalidad, aunque fueron de la partida en el duelo del pasado miércoles.

Pese a ello, la recuperación física de los internacionales que viajaron el pasado fin de semana con sus respectivas selecciones equilibra la balanza, y el técnico confía en poder contar con la mejor versión de su equipo “en un tramo de la temporada repleto de cuestas como es el que nos ha tocado en estas últimas dos jornadas”.