Lleno en el frontón de Vallelado con capacidad para 540 personas para ver en directo las primeras tres finales de X Mundial de Pelota sub 23. A las siete de la tarde España ya había conseguido el título en juego, el de Mano Parejas tras ganar en dos sets a México que hizo un gran papel aunque nada pudo hacer ante la poderosa dupla española formada por Ander Muruva y Andoni Gascue.

El primer set fue para España, aunque en el último tramo los mexicanos, Israel González en la delantera y Eder Moreno de Zaguero, apretaron llegando a un parcial de 10-8 con el que finalizó el primer set cuando mejor juego estaban haciendo. En el segundo set España no quiso ser sorprendida por los mexicanos y se impuso 10-4, aunque con puntos muy largos y disputados.

La final de cesta punta individual masculina vivió un duelo francés protagonizado por Bixente González y Thomas Urrutia. El oro fue para González que se impuso a su compatriota Thomas Urrutia con facilidad en el primer set (15-6) pero luchó por forzar el tercer set en el segundo aunque sin conseguirlo. (15-11)

PALA CORTA

La final más esperada, la de Pala corta, se inició al filo de las ocho con un público entregado que quería ver el duelo entre Francia y España con Javier Insausti en la zaga y Jagoba Madariaga en la delantera, formando por parte de Francia Julien Moura y Etienne Trannoy. Antes de la final la Federación de pelota de Castilla y León entregó una placa al segoviano Carlos Baeza por sus triunfos en este deporte y su trayectoria, en la que todavía tiene mucho que decir.

El público francés y el español apoyaron a sus selecciones en el graderío e incluso se pudo escuchar la Marsellesa antes del partido. Con este ambiente los jugadores dieron todo para tratar de ganar con un juego muy igualado en todo momento y puntos largos que caían de uno y otro lado.

El primer set fue para España por 15-12. Muy igualado también el segundo set, aunque Francia se adelantó en el marcador hasta tener una ventaja de 12-8. El público español a grito de ‘A por ellos’ y ‘Se puede’ llevó en volandas a los españoles, que remontaron el set ganando 15-12 y proclamándose campeones del Mundo sub 23 ante un público muy entregado que compitiendo en las gradas por ser el más ruidoso, con triunfo para España con el ‘A por ellos’, pero por pocos decibelios.

El frontón de Íscar acoge hoy las tres finales que restan: Mano individual, paleta cuero y la cesta punta femenina.