dep1 1nerea WEB 3
Vista de la instalación de luces de La Albuera durante el partido del domingo entre Segoviana y Bergantiños. / NEREA LLORENTE

Se busca oferta competitiva para iluminar un estadio de fútbol. En esas está el fútbol segoviano estos días, trabajando a contrarreloj en busca de un buen precio para alquilar equipos de luz que permitan la disputa en La Albuera de los partidos de Copa del Rey que tienen que jugar Unami y Segoviana la próxima semana ante dos rivales de Primera División como Alavés y Mallorca, respectivamente. El Ayuntamiento de Segovia sigue valorando los presupuestos de cara a una decisión que debe ser inminente, pues los plazos se estrechan. En esas, la Gimnástica Segoviana se ha puesto a trabajar y ha pedido presupuesto a varias empresas para ofrecer alternativas al Consistorio, propietario del estadio, pero no lo costeará.

La junta directiva de la Segoviana celebró ayer una reunión ordinaria con el duelo de Copa del Rey ante el Mallorca como tema de discusión. Una vez conocido el sorteo copero, que emparejó al club azulgrana con el cuadro balear pese a que apenas disponía de un 6,25% de probabilidades de medirse a un rival de Primera, la entidad consultó a la empresa que realizó la instalación lumínica en el campo del Unionistas de Salamanca ante la visita del Real Madrid. La respuesta que dio la empresa fue unas cuantías cercanas a los 40.000 euros para los dos partidos, un montante que el club considera desorbitado. Los presupuestos que había ayer sobre la mesa son “bastante más bajos” y la sensación era de optimismo de cara a que se pueda alcanzar hoy un acuerdo.

La decisión debería tomarse de manera inmediata, pues el primero de los partidos, el Unami – Alavés, está programado para el próximo martes. Por detrás de cada presupuesto hay una ingente labor de negociación entre cada parte y las empresas, conscientes que la necesidad de plazos de Consistorio y clubes. El tiempo aprieta, así que una vez que cada parte tenga en sus manos la mejor opción posible, tanto en precio como en formato de instalación, deberán reunirse para responder a la pregunta: ¿Quién lo paga?

El Unami es el club más apretado por los plazos. Primero, porque juega el martes. Y segundo, porque tendría que negociar lo antes posible una alternativa. El club azulón ya ha manifestado su disposición a viajar a Vitoria y jugar allí si fuera necesario, asumiendo ese escenario mientras asegura que su presupuesto no les permitiría participar en pagar el alquiler de las luces. Con todo, su entrenador, Gonzalo del Valle, no contempla otro escenario que disputar el duelo en su estadio. “Espero que sea en Segovia. No entra en mi cabeza, para más inri con el partido de la Segoviana, que a Segovia se le prive de esos dos partidos. La ciudad quedaría muy mal parada a la vista de otros sitios; que tuviera que llevar los dos partidos fuera porque no hay luz. No es de recibo”.

En última instancia, la pelota está en el tejado del Ayuntamiento. Al encontrarse con un presupuesto mucho más elevado de lo esperado, su idea era que los clubes participaran en costear la operación, pero ni Unami ni Segoviana parecen por la labor de hacerlo. La decisión implica muchos factores. Desde el precio del presupuesto más competitivo a lo efímero de la inversión (un simple alquiler que no deja legado de infraestructuras en la ciudad) o la mala imagen a la que hacen referencia los clubes.

Alternativas madrileñas para la Segoviana

Por más que la Segoviana esté colaborando en la búsqueda de empresas, su finalidad es ofrecer un presupuesto competitivo al Ayuntamiento, pero no participar en costear la operación. Por eso, el club discutió anoche alternativas en caso de que el encuentro no pueda jugarse en La Albuera.

La directiva azulgrana tiene en su lista varios campos madrileños donde se podría celebrar el encuentro. Los tiempos aprietan, así que el club necesita conocer lo antes posible una eventual negativa a organizar el encuentro en La Albuera para concretar su alternativa madrileña. La entidad no contempla disputar el encuentro en Mallorca.

Las molestias serían para los aficionados. El club no costearía el desplazamiento a tierras madrileñas, aunque sí facilitaría viajes organizados. De igual manera, la entrada para el partido se vendería de forma separada al carné de abonado.

La incertidumbre ya supone una traba a la venta de entradas. Por ejemplo, de cara a negociar un posible abono para los dos partidos. La red de venta de entradas tendría un gran valor para el Unami, que necesita promocionar el encuentro en la ciudad y llevar al campo a una masa social mayor de la que congrega en Regional, una urgencia que no tiene la Segoviana.