dep2_1-barto
El entrenador Ángel Luis Bartolomé ‘Barto’ mira pensativo a sus jugadores en el último partido de liga. / KAMARERO
Publicidad

Con el broche a la temporada puesto es tiempo de hacer balances, reflexionar y tomarse un respiro. Son muchos los factores deportivos y personales que influyen a la hora de sostener el timón de un equipo y a veces un alto en el camino supone un punto de inflexión en la carrera de los entrenadores para volver más reconfortados. De forma similar al caso de Paco Maroto, Ángel Luis Bartolomé ‘Barto’ parece que dejará su actual conjunto, el Unami CP, para hacer un inciso si no lo remedia un tentador proyecto.

Así lo explica el propio técnico: “Al 99% no seguiré. Me quiero dar un paréntesis, ya que tengo muchas dificultades para compaginar familia, trabajo y fútbol. Me estoy dando muchas palizas. Es no parar. No es una decisión que haya tomado al final de temporada: ya se lo comuniqué al presidente -Francisco Andray- en diciembre”; y subraya: “No creo que me hagan cambiar de opinión. Me tendrían que ofrecer un plan con muchos alicientes para que me quedara”.

Atrás quedarían dos campañas en la Regional de Aficionados, en las que Barto consiguió que el Unami rindiera al más alto nivel. Sus números y su estilo de juego no han pasado para nada desapercibidos para los aficionados y clubes de la provincia más contratados y en las últimas fechas se le ha relacionado con la Segoviana o incluso con el CD La Granja como candidato al banquillo. Ante estas posibilidades, asegura: “No me han llamado. Hay gente en Segovia muy válida que seguro que lo hacen muy bien”.

Por otro lado, todo hace presagiar que una importante parte de los integrantes del actual plantel tales como Juan de la Mata, Pablo GutiérrezGuti’, Christian Martín, Dani Abad o Alfonso Berrocal -entre otros- pasarán a la disciplina de la Gimnástica de forma oficial. “Muchos de ellos han demostrado que son totalmente válidos para jugar en Tercera, aunque eso es cosa de la directiva. Se tendrán que sentar a hablar y tomar la mejor decisión”, apunta el entrenador.

«Tengo muchas dificultades
para compaginar familia, trabajo y fútbol»

En cuanto al convenio de filialidad firmado entre ambas entidades al término del pasado curso, repasa: “El objetivo era común y al final no salió como pensábamos, pero yo creo que sería bueno mantenerlo de cara a la próxima campaña. También es verdad que al ser filiales no te motivas en todos los partidos como pasó en el último contra el Palencia tras no lograr la Segoviana mantener la categoría y nosotros no poder ascender”. Sin embargo, estos aspectos han sido momentos puntuales y el balance que hace es “positivo. El año ha sido de nota”; y argumenta: “El equipo era muy joven, pero ha rendido a un gran nivel y practicando un vistoso fútbol. Quizás nos faltó exigirnos un poco más, aunque la temporada del Briviesca y de La Granja ha sido muy buena”.

La falta de experiencia en la categoría y la ascendente proyección que dejó la plantilla chocó a más de uno, pues la mayoría de los jugadores cumplimentaron su primer año en el Unami. “A muchos ya les conocía y era consciente de lo que podían ofrecer. Personalmente no me sorprendió su rendimiento y así se vio desde la primera jornada, aunque a muchos sí que les impresionó”, reconoce. Entre las claves para alcanzar esas cotas, comenta: “La calidad y la unión de los jugadores ha sido el punto fuerte de este bloque”.