Javi Borrego conduce un balón. 7 NEREA LLORENTE
Publicidad

La Gimnástica Segoviana se llevó la victoria ante el CD La Granja, en un deslucido partido. Uno más de preparación, que en apenas 18 minutos quedó liquidado. Un gol de Dani Abad y otro de Álex Conde fueron lo mejor de un encuentro que no superó en intensidad al trofeo San Luis. Iván Sales se estrenó con dos goles en el tiempo de descuento para terminar dando la puntilla y hacer el definitivo 4-0. Un derbi descafeinado, en el que la competencia fue parca. La rivalidad fue nula quizás por las pocas ganas con las que salió La Granja, o quizás por el escaso número de jugadores de la provincia que tiene y que no terminan de contagiar a sus aficionados. A la Gimnástica, lejos de ofrecer su mejor versión, le valió con hacer una lectura efectiva del choque para llevarse tres puntos de forma cómoda. Un amistoso con etiqueta de competición.

La exigente semana que entraña el calendario dejó algunas variaciones por parte de ambos equipos respecto a sus últimos onces. Como anécdota, saltaron Cuadri y David Moreno en el dibujo del conjunto de San Ildefonso que en la pretemporada empezaron a entrenar con el cuadro gimnástico. Asimismo, Fonseca salió con tres centrales, Kike, Demi y el capitán Pluma, con la intención de abrochar bien su esquema, aunque la posición adelantada de los carrileros, Cuadri y Mario, dejó libertad a Javi Borrego y Dani Abad en las bandas.

Los primeros trances fueron un termómetro para medir las intenciones de ambas plantillas. La Segoviana no terminó por hilvanar jugadas con determinio, pero se encontró con un rival que desde el primer momento no quiso balón y se mantuvo a la expectativa. Aún sin definir la balanza de juego, la Gimnástica aprovechó la endeble defensa del Real Sitio para hacer de un esférico sin peligro el primer tanto del partido. Fue Abad, en estado de gracia, el que descorchó el marcador a los diez primeros minutos (1-0).

Con este gol, La Granja continuó sin mirarse al ombligo. Las muestras de querer empatar, reaccionar o dar un paso al frente fueron paz para los locales. Tampoco consiguieron poner en liza su juego los hombres de González con criterio, pero el hambre del plantel azulgrana es una apisonadora. Poco después, Álex Conde, que hasta el momento estaba en ‘stand by’ -al igual que Elías Hevia-, descorazonó a la zaga granjeña y se sacó un disparo cruzado que primero dio en el larguero y, al caer, el colegiado señaló gol (2-0). Las protestas del equipo de Fonseca se sucedieron, por contra a su decisión.

Este resultado acomodó a la Segoviana, que vio que sin hacer grandes cosas logró hacer daño en ocasiones puntuales y de forma efectiva. La Granja, por su parte, siguió sin intensidad y sin presionar, salvo el delantero Jonan que lo hizo -incomprensiblemente- solo. El resto del primer tiempo invitó a marcharse a casa. Un derbi light, en el que la rivalidad brilló por su ausencia y que hasta el trofeo San Luis, disputado hace apenas unos días, dejó más competencia.

Tras el ecuador, Fonseca deshizo la línea de tres centrales e introdujo a Gabi, el hombre más capaz de cambiar el rumbo del equipo. Con la entrada de este jugador, el ataque granjeño tuvo algo más de mordiente. Contagió a Jonan y Lázaro y estuvieron más metidos, aún sin terminar de encontrar criterio en sus acciones ni profundidad.

Algo más intenso fue el duelo en la segunda parte, pero sobre todo en cuanto a faltas y encontronazos. Lo más destacado fue una ocasión de Abad y otra de Conde, pero el guardameta Lorenzo, con su intervención, se apuntó el mérito para La Granja. Poco más tuvo el desenlace, que acabó con el mismo cuento que la primera. La peor noticia fue la lesión de David Moreno por los visitantes, que quedó adolecido del hombro. Ya en el descuento, Sales se estrenó con dos goles y cerró la contienda en 4-0.