El mediapunta del CD La Granja Vitolo intenta marcharse del capitán de la SD Almazán Jesu, durante el partido que acogió el campo de El Hospital. / ROCÍO PARDOS
Publicidad

El CD La Granja y la SD Almazán firmaron tablas (1-1), en un partido en el que los planteamientos de los dos equipos estaban destinados a empatar. Ambos entrenadores salieron ordenados pero reservones y la falta de actitud por querer llevar la iniciativa se saldó con una equis. Ninguno de los dos conjuntos, pese a tener algún trance buenos, apostó por ganar y el reparto de puntos fue juez en el encuentro que acogió el campo de El Hospital.

Los primeros minutos fueron una elegía a la falta de ideas y de composición por parte de ambos equipos. Nada compactos, ni con balón ni sin él. Iguales a nada. Sin intensidad y sin muestras de querer llevar el peso del partido. La presión, de juguete. La única preocupación fue la de mantener el orden en sus respectivos esquemas y les quemó el hecho de querer mandar. La toma de decisión era un hierro ardiendo. La cobardía de las dos plantillas fue el guión que puede marcar su transcurso en el primer tramo de la temporada. Según fueron pasando los primeros compases del encuentro, La Granja estuvo algo más dinámica, pero sin terminar de esgrimir peligro. Por parte de los adnamantinos, Pablo tuvo la ocasión más clara, pero lejos de encontrar efectividad.

Los dos se mantuvieron a la expectativa y se guardaron el mordiente a sus acciones. Al final, el miedo le pagó el plantel de San Ildefonso. Tras empezar a hilvanar pases con cierto criterio en aras de sus hombres de ataque, Lázaro y Jonan, sufrió un revés. El Almazán encontró rédito a la espalda de la defensa en una jugada en la que Losi se presentó solo ante la estampa de Lorenzo y regaló el gol a Albitre (0-1). Con el tanto soriano, los jugadores granjeños comenzaron a buscar asociaciones y empezaron a estar algo más activos. Salieron del letargo de la mansedumbre, aunque dar con la verticalidad en su dibujo siguió siendo una asignatura pendiente.

Con el marcador de cara, los visitantes no mejoraron pero sí estuvieron más cómodos. Ese gol les dio al menos facilidad para crear en la zona de tres cuartos, aunque tampoco terminaron de creérselo.

EMPATE ANTES DEL DESCANSO

A falta de cinco minutos para llegar al ecuador, Jonan tuvo en sus botas la ocasión más clara por los locales con un disparo a bocajarro, que despejó el portero Alberto. De forma casi seguida, el equipo de Fonseca sacó una falta que en su remache, Cristian se perfiló desde la frontal para sacarse un tiro colocado que valió el empate (1-1). Gol psicológico justo antes del descanso.

Ya en el segundo tiempo, Diego Rojas movió banquillo para introducir a Sanza en el lugar de Losi, que se tuvo que retirar por molestias. Algo mejor se mostró el conjunto granjeño, aún faltándole empaque y siendo endebles en el centro del campo. En zona de ataque, Vitolo fue ‘el Isco de los locales’: imprimió calidad, pero congeló la rapidez que denotaban Lázaro y Jonan para terminar de definir. El Almazán, por su parte, jugó sus opciones a los balones largos, que hicieron daño a la defensa azul. Ese fue el principal problema que midió a la zaga de Fonseca. A este factor se añadieron dos ocasiones de Pablo, que estuvo cegado a gol, pero que selló los más importante para los visitantes. Sanza tuvo otra, que aprovechó un fallo de Thanos, y que a punto estuvo de valer la ventaja.

Jonan colocó la réplica, aunque se le hizo de noche a la hora de disparar. Fonseca encomendó la revolución a Gabi, que pese a jugar pocos minutos añadió más movimiento a la parcela ofensiva gracias a su claridad de ideas.

La intensidad que no se personó a lo largo del choque se tradujo en un ambiente caldeado y tenso en el último cuarto de hora. Nada de juego. Por contra, continuas tarascadas y desdenes. Ante tal situación, el técnico del cuadro granjeño sacó al capitán Pluma para cerrar abajo con galones y al menos no perder el punto que hasta el momento tenían en su haber.

El final se dirimió de forma parca, salvo por los encontronazos que hubo, y Conchi tuvo la último, con un lanzamiento de falta que terminó dando en la barrera. Gabi tuvo otra muy clara, pero el partido terminó empate entre dos equipos con similar propuesta. Preocupó la lesiónde Elvira por parte del Almazán.

CARLOS FONSECA

«Creo que merecimos más o al menos estuvimos más cerca de la victoria. La primera parte estuvo controlada, aunque nos marcaron ellos primero. Luego la segundo fue más de tuya o mía. Al final tuvimos las tres ocasiones más claras. Si no marcamos es muy complicado sacar los puntos»

DIEGO ROJAS

«Estoy contento por el empate que sacamos. Aun así no ofrecimos nuestra mejor versión de fútbol dado el estado del terreno de juego. Con el 0-1 el equipo estuvo bien y supo leer el partido. Después cometimos un fallo muy grave, al igual que hicimos el otro día en casa, y eso nos está penalizando»