Imagen de un encuentro disputado por la Gimnástica Segoviana frente al Guijuelo./ KAMARERO
Publicidad

El entrenador de la Gimnástica Segoviana, Manu González, asume en su tercera temporada el gran reto: ¿Ascenso o fracaso? “Sí, sin duda. Con la nueva reglamentación, el no ascender te supone descender de categoría. Para el club, a nivel institucional, económico y deportivo es un fracaso. Pero ojo, no solo para la Sego, sino para muchos equipos”. En ese contexto de responsabilidad se desenvolverá la campaña para los equipos punteros de Tercera División como el cuadro azulgrana, que debuta el domingo ante la Cebrereña.

Son los inicios de la temporada más incierta, marcada por el coronavirus. Tanto Arandina, rival teórico de La Granja mañana, y Mirandés B, que visitaría La Albuera la semana que viene para medirse a la Segoviana, han pedido aplazar sus compromisos de este fin de semana tras registrar positivos en sus plantillas. La Federación de Castilla y León de Fútbol deberá decidir hoy si acepta su petición.

González aseguró que el equipo está “con muchas ganas” de empezar. “Hemos hecho una pretemporada bastante buena. Repiten en muchos de la temporada pasada, que era una de las claves para seguir manteniendo el bloque. Estamos muy contentos de que se pueda jugar”.

Nuevo sistema

González valoró las campañas previas. “A nivel de liga regular hemos hecho dos grandes temporadas, muy cerca del Zamora, un equipo que todo el mundo decía que estaba por encima de la categoría. Sí que nos ha faltado la guinda del pastel. Eso es lo que le falta este año a la Sego y es lo que quiero conseguir”.

Para ello, hay un nuevo sistema de competición regional con dos grupos y tres ascensos. El técnico analizó el nuevo formato. “Que se premie a un equipo regular creo que nos beneficia. El sistema de arrastre de puntos de una fase a otra no nos beneficia porque nuestro grupo es más fuerte que el otro. Lo sabemos desde hace tiempo, por lo que hemos podido trabajar para ello. Es igual para todos”.

El último año que la Segoviana quedó fuera de los tres primeros puestos del grupo VIII fue en 2015, una tendencia que augura buenos resultados. “Es más fácil porque ascienden tres sí o sí de este grupo; el otro formato pueden ascender hasta cuatro pero no te garantiza que suba ninguno. Ahora, hay que pelear mucho más y cada partido de la liga regular cuenta más que en las temporadas anteriores. Aquí, cada punto que te dejes va a contar el doble. Ya no basta con ser fuerte en tu campo”.

Ello exige a la Segoviana un arranque mejor que el curso pasado: apenas sumó tres puntos de los primeros nueve y no comenzó con las mejores sensaciones el curso. En ello ha trabajado el cuerpo técnico desde agosto. “La pretemporada viene encaminada a eso. El año pasado jugamos menos partidos, tiramos mucho de cantera y los juveniles estuvieron entrenando con nosotros hasta el último día. Este año les hemos subido con cuentagotas y hemos jugado más partidos de lo habitual para estar más conjuntados, que el bloque se conozca más y llegar al primer partido más preparados. Desde la primera jornada tienes que estar a tope”.

“Es un proyecto muy ambicioso”

Alejandro Nogueira aún arrastra la rotura fibrilar que sufrió en el primer amistoso ante el Guijuelo y, salvo sorpresa, no estará en Cebreros el domingo. “Llego un poco justo para esta semana. Estoy empezando a entrar con el grupo; si fuera un partido a final de temporada habría llegado, pero vamos a ser prudentes y vamos a aguantar una semana más”. A fecha de ayer, aún no había completado un entrenamiento con el grupo desde sus molestias.

El mediocentro pone en valor su adaptación al vestuario. “Al ser un grupo tan hecho, con tantos jugadores que se conocen tan bien, los nuevos que llegamos nos adaptamos muy fácil. Cuando todo está tan claro, el que llega nuevo se adapta muy bien”. Puso en valor el proyecto ganador que le planteó el club azulgrana como elemento decisivo para embarcarse en el proyecto. “Es un proyecto muy ambicioso y eso fue lo principal. Ya había hablado con Ramsés y me apetecía mucho. Era lo mejor que podía hacer”.

Como miembro de una plantilla corta, Nogueira reivindica su polivalencia. “Yo siempre me he considerado una persona que puede jugar en varios sitios. Siempre en la zona central del campo, pero no me importa mover mi posición”. Y es testigo del hambre de éxito en el grupo. “La gente que más lleva aquí es la más ambiciosa, la que más transmite esas ganas de ascender.

Todos serán nuevos rivales para Nogueira, sin experiencia previa en el grupo VIII de la Tercera División. “No conocía el grupo, pero he hablado con compañeros. Al final creo que la temporada es larga para los dos grupos y va a ser complicada en ambos. Tenemos que ser lo más regulares posibles y no dar ningún partido por fácil o difícil, pues al final los puntos este año son aún más importantes”.

¿Qué sería para Nogueira una buena temporada? “Al final todos los jugadores queremos jugar todos los minutos posibles. Una buena temporada sería jugar lo máximo, siempre y cuando las lesiones lo permitan”. Él, como tantos recién llegados a La Albuera, señala el puno fuerte del vestuario: “El buen ambiente”.