Un aplazamiento por precaución

Suspendido el Nava-Huesca por síntomas de infección respiratoria en la plantilla navera, que conocerá hoy los resultados de las PCR

El Viveros Herol Balonmano Nava ha activado el efecto mariposa en la Asobal: la menor sospecha conlleva efectos sísmicos. La Federación Española de Balonmano suspendió al mediodía de ayer el encuentro que debía enfrentarles al Bada Huesca en Nava de la Asunción ante la petición del club segoviano. Varios jugadores y miembros del cuerpo técnico despertaron con síntomas de infección respiratoria y el duelo, previsto para las 20:00 horas, se convirtió en imposible. El equipo oscense dio media vuelta a la altura de Aranda de Duero y el Nava está a la espera de conocer hoy los resultados de las PCR a las que sometió durante la mañana de ayer a todo su plantel.

El Nava argumentó su actuación en un comunicado: “El motivo es que, aunque los test serológicos realizados a todos los integrantes de la plantilla han sido todos negativos, en las últimas 24 horas un importante número de jugadores y miembros del staff técnico han presentado sintomatología inespecífica, que orientan a infección por virus respiratorios, por lo que se han vuelto a realizar pruebas PCR para la confirmación del estado de cada uno de nuestros jugadores y técnicos”. El club segoviano confirmó que más de una decena de integrantes presentaban sintomatología.

Hasta nueva orden, los jugadores quedarán en cuarentena en su domicilio y, en función de los resultados de los PCR, se aplazarán o no otros partidos. El calendario cita al Nava con el Benidorm el sábado por la tarde, también en Nava de la Asunción. Por el momento, el partido de ayer queda aplazado y ambos clubes deberán ponerse de acuerdo en busca de una fecha alternativa. El club debe regirse por la normativa de cada comunidad autónoma, que está por encima del protocolo de las organizaciones deportivas. La Generalitat Valenciana decidió que el Benidorm continuara en cuarentena pese a que su plantilla dio negativo en las pruebas PCR, que habían notificado falsos positivos en primera instancia.
La decisión de ayer tuvo efecto dominó en la Asobal. El Bidasoa, rival de los naveros el pasado domingo, tomó la misma determinación y se puso en cuarentena a la espera de los test de los segovianos. Así, se suspendió su partido ante el Ademar León, que debía disputarse en la tarde de ayer.

No apunta a coronavirus

Los test serológicos que el equipo segoviano realizó el martes salieron negativos, pero en la mañana de ayer amanecieron gran parte del cuerpo técnico y los jugadores con síntomas. Las exploraciones iniciales de los médicos apuntan a que no es coronavirus, sino más bien una infección respiratoria. El Nava habla de un ejercicio necesario de precaución. Expandir el riesgo de contagio a otro vestuario, con los respectivos entornos familiares de cada uno de los jugadores, es inasumible. Ante los indicios, el club se ha adelantado a los acontecimientos. La responsabilidad exigía actuar lo más rápido posible y no correr ningún riesgo. Su intención es, una vez obtenidos los resultados, actuar lo más rápido posible para informar a su rival, al Bidasoa, a Asobal y a la Federación Española.

Bidasoa, víctima colateral de los naveros

El partido de la primera jornada de Asobal que se iba a disputar ayer en Irún entre el Bidasoa y el Ademar León fue suspendido “con carácter preventivo y de precaución” por el Comité Nacional de Competición de la Federación Española de Balonmano. El Bidasoa señaló en un comunicado que el Nava les informó de su situación y comentó que sus “jugadores y cuerpo técnico no presentan ninguna sintomatología”. La entidad comparte “el criterio de máxima prudencia médica y sanitaria que recomienda aplazar el partido de esta tarde”, informa Efe.

El entrenador del Ademar, Manolo Cadenas, hubiera preferido “evitar la incertidumbre” que ha pesado sobre la suspensión. “Me hubiera gustado poderlo saber con antelación, sobre todo cuando había unos indicios previos”, afirmó Cadenas que conoció la decisión definitiva menos de tres horas antes del encuentro “con la incertidumbre de no saber qué iba a pasar, sin poder descansar, ni preparar el partido si es que finalmente se hubiera jugado”. El veterano entrenador, que optó por un tono de resignación “porque este tipo de circunstancias pueden darse en cualquier momento”, se había mostrado partidario antes de determinarse esta temporada el sistema de competición por haber reducido el número de partidos con la distribución en dos grupos.

Esta situación no era desconocida para el Huesca, que también vio cómo le aplazaban su duelo ante el Benidorm cuando el club alicantino informó de sus positivos. El club oscense partió a primera hora de la mañana a tierras segovianas y tuvo que dar media vuelta a la altura de Aranda de Duero. Así lo informó en sus redes sociales pasadas la una de la tarde, antes de que el Nava publicara su comunicado.

La primera jornada del campeonato, que se disputó en su mayor parte en la tarde de ayer, ya tuvo que ser aplazada por razones sanitarias y ahora los clubes deberán pactar una fecha alternativa dentro de un calendario pendiente del resultado de cada PCR. Y de cualquier tos matutina.