Un punto. Solo un punto es lo que tiene que sumar el Viveros Herol Nava en la última jornada de la Liga Asobal que ejercerá como anfitrión teniendo como oponente al Anaitasuna en la reedición del partido que en la pasada temporada se disputó en el municipal de Nava de la Asunción prácticamente con los mismos condicionantes que aparecen en la presente campaña.

Por aquel entonces, el Balonmano Nava venía de abajo a arriba, después de que la llegada de Zupo en diciembre revitalizara al equipo y poco a poco le fuera sacando del pozo. Tanto fue así que a la última jornada de liga se llegó con el conjunto navero dependiendo de sí mismo para lograr la permanencia, y con Sinfín y Puerto Sagunto obligados a ganar si no querían perder la categoría.

En aquella calurosa tarde del 30 de mayo no hizo falta confiar en resultados de terceros, pero por si acaso el Puerto Sagunto no logró ganar al BM Guadalajara (al final descendieron los dos) por lo que antes de finalizar el choque ya se pudo festejar la permanencia, con la victoria quedándose en casa por el marcador de 28-24.

IGUAL… PERO DISTINTO

La situación es prácticamente idéntica en este final de la temporada 21/22 en la Asobal, con el Viveros Herol Nava dependiendo de sí mismo para salvar la categoría, jugando en casa y frente al Anaitasuna. Pero… las sensaciones son muy distintas, ya que el equipo navero llega a la cita en un mal momento, sin vencer desde hace varios meses y con evidentes problemas tanto en defensa como en ataque, presionado por un Sinfín que juega ante el descendido Antequera en su pabellón de La Albericia sabiendo que una victoria podría darle la permanencia.

La situación deportiva es idéntica a la de la pasada campaña, pero anímicamente el equipo navero llega en peores condiciones a la cita del domingo

En el seno de la plantilla segoviana existe una confianza plena en que se hará un buen partido en el Guerre@s Naver@s y que se obtendrá una victoria que dejará al equipo en puesto de play out a jugar con el tercer clasificado de la División de Plata. Pese a que un triunfo navero y una derrota del Atlético Valladolid pondría a ambos conjuntos empatados en la tabla, el desempate en el average general favorece actualmente al equipo pucelano en 13 goles (ya que empataron los dos partidos de liga que les enfrentaron), y aunque el Valladolid juega en Granollers no parece demasiado posible que en un solo encuentro el Balonmano Nava reduzca en esa cifra el average.

Pero en Nava nadie piensa en el play out, sino en el punto que hay que sumar para mantener (de momento) la categoría. El Anaitasuna llega sin presión, y con cinco jugadores (Ander Izquierdo, Juan del Arco, Héctor González, Xabier Etxeberria y el ruso Pavel Bulkin) jugando su último partido con el equipo navarro. En el cuadro navero también habrá despedidas, pero tampoco se quiere hablar de ello, y hasta el domingo por la tarde solo se pronuncian tres palabras: Anaitasuna, Anaitasuna… y Anaitasuna.

XAVI CASTRO DEJA EL SINFÍN

Ha sorprendido en la presente semana el anuncio del Sinfín, directamente implicado con el Nava en la lucha por la permanencia, de la marcha de Xavi Castro, su mejor jugador, que militará la próxima temporada en el Anaitasuna. Y es que, aunque en el ‘mundillo’ era conocida la marcha del central, no son demasiado habituales este tipo de anuncios en clubes que en el tramo final de la temporada todavía se están jugando su futuro en la Liga Asobal.