Dicen los que hablan mucho que una casa se construye con tablas y clavos, pero un hogar se hace con amor y sueños. Por ello el retorno de Álvaro Senovilla al Balonmano Nava en la tercera etapa del entrenador vallisoletano al frente del cuerpo técnico del club no se considera tanto una vuelta a casa (que también) como el retorno a un hogar que siempre ama a los suyos, y que quiere cumplir un sueño, el de volver a la Liga Asobal.

Decir que Senovilla dejó muchos amigos en Nava de la Asunción después de protagonizar en el banquillo dos de las etapas más exitosas del club es quedarse corto. Por ello el técnico llegó a reconocer durante un momento de su presentación sentirse “algo abrumado” por un recibimiento repleto de cariño, comenzando por el del presidente del club, un Julián Mateo que afirmó que “Álvaro es de la familia” y que confía en él para poder alcanzar el objetivo del club, que es el de pelear por el ascenso.

LOS ÉXITOS, COSA DE POCOS

El entrenador navero reconoció que “cuando salí de Nava lo hice entre lágrimas, porque aquí me he sentido muy querido”, y que en el momento en el que le llamaron del club para sondear la posibilidad de su retorno no se lo pensó, “porque cuando te llaman de tu casa, no lo dudas. Lo más especial que tiene el Balonmano Nava es su gente, y sentirte arropado por los aficionados siempre es importante”. Tanto fue así que Senovilla llegó a poner ese apoyo a la misma altura que el trabajo diario y las ideas claras para conseguir los éxitos “que suelen están acotados a unos pocos”.

El hecho de pasarse dos años y medio sin entrenar antes de volver a los banquillos de la mano del Atlético Novás “me ha marcado mucho”, afirmó el vallisoletano cuando valoró la distancia que hay desde el Senovilla de la primera etapa en Nava de la Asunción hasta la actualidad. “Este tiempo sin entrenar cuando yo llevaba tantos años en los banquillos me hizo ver qué es lo que quieres si en algún momento vuelves a dirigir a un equipo. En este sentido puedo ser un entrenador más maduro”.

 

“Lo más especial que tiene el Balonmano Nava es su gente, y sentirte arropado por los aficionados siempre es importante”

 

El técnico no elude la responsabilidad de intentar llevar al Balonmano Nava a lo más alto “porque se esperan muchas cosas de nosotros en esta competición, en la que somos uno de los grandes”. Ese reto es aceptado por Álvaro con la naturalidad del que reconoce que “no he sido un entrenador que haya dirigido a equipos con objetivos tan grandes a lo largo de mi carrera. Para mí es todo un reto, y un honor, dirigir a una plantilla de jugadores con una calidad muy demostrada y a la que hay que dar mucha confianza para que todo el mundo esté contento. El jugador no es un robot y por ello hay que intentar que en el día a día las cosas vayan bien”.

UN CLUB «QUE TE CUIDA BIEN»

Si hay algo que ha marcado a Senovilla desde que llegó a Nava de la Asunción “es la seriedad con la que el club trata a todos sus trabajadores. Esa es una base importante sobre la que se puede trabajar. Llegar a la Asobal no se produce por casualidad ni porque se gaste mucho dinero, sino que hay que hacer muchas cosas bien, que son las que hace el Balonmano Nava, que es un club serio que te cuida bien, y consiga que todo esté en tu mano para trabajar. Te da mucha confianza y eso es muy importante. Siempre me sentí apoyado por el club, y eso es algo que para mí es ideal”.

«LA PLATA TRITURA A LOS EQUIPOS»

La madurez que mostró Álvaro Senovilla en su presentación le llevó a diseccionar la División de Honor Plata cuando se le preguntó por el objetivo del equipo. “Esta categoría no es una liga en la que poco a poco la competición te va poniendo en tu sitio, sino que al contar con dos fases te obliga a estar bien desde el principio. Son dos competiciones en una, y es capaz de triturar a los equipos que no tengan las ideas claras. Si tú te planteas desde el primer momento que tu objetivo es ascender y no estás atento a lo que pasa en el día a día, serás incapaz de llegar a un objetivo alto. Los equipos en esta categoría son muy competitivos, muy fuertes como locales y compiten con mucha intensidad desde el principio. Si tú piensas que por venir de Asobal eres más bonito, más alto y más guapo, al final van a venir los feos, bajitos y menos rápidos y te van a ganar. Hay que marcarse objetivos más a corto plazo”.