Toño González se dirige a sus jugadoras durante un tiempo muerto./ KAMARERO
Publicidad

Siete días después de hacer el mejor partido de la temporada frente al CD Chiloeches, el Unami ultima su preparación de cara al encuentro que a partir de las doce de la mañana del domingo le llevará hasta el pabellón San Antonio de Ávila, donde le espera el Avilasala, uno de los debutantes en la categoría que no ha tenido suerte con los resultados hasta la fecha, ya que no ha logrado puntuar aún.

El conjunto segoviano aspira a conseguir su primer triunfo de la temporada, para lo que confía en poder igualar el gran ritmo de partido que le llevó a repartirse los puntos con un buen equipo como es el Chiloeches, y elevar un poco más su acierto de cara al marco contrario, puesto que el Unami es uno de los equipos menos goleadores de la categoría, un hecho que empaña el buen trabajo en defensa que realizan las jugadoras segovianas.

Más allá del apartado clasificatorio, el buen trabajo que está haciendo el plantel del Unami se nota también fuera de la cancha, puesto que todo el equipo dio negativo en el test de antígenos que se realizó en la jornada del jueves, por lo que el técnico podrá contar con toda su plantilla para afrontar un compromiso que puede significar el despegue definitivo en la temporada. Y es que el Unami, como buen equipo ‘diésel’, suele ir de menos a más en la temporada, pero cuenta con jugadoras jóvenes que están aprendiendo a mezclar con las compañeras más veteranas y se sienten cómodas jugando a ritmos altos. Con un poco más de acierto a nivel ofensivo, los resultados no tardarán en llegar.