“Desde la Junta Directiva lo que toca es transmitir un mensaje de tranquilidad a la plantilla… pero si te dijera que estoy tranquilo, mentiría”. Agustín Cuenca, presidente de la Gimnástica Segoviana, reflejaba de esta manera el sentir de la parroquia azulgrana después de que, en un plazo de dos semanas, el equipo haya pasado de mirar hacia las posiciones de play off de ascenso (y quizá ese haya sido el gran error en este tramo de la temporada) a tener que jugarse el play off de permanencia con una visita dificilísima a Vigo, donde le espera un Coruxo que está poniendo en juego sus opciones de jugar por el ascenso a Primera RFEF.

Agustín no considera que el equipo pecara de exceso de confianza en estos últimos dos encuentros, “porque lo que se ha demostrado en esta categoría es que cualquier equipo puede ganar a cualquiera”, y no creo que “ni el día de la Llanera ni el del Palencia nos confiáramos”, Pero sí pone el énfasis en que “al descanso del partido ante la Llanera (con 1-0 a favor de la Segoviana) mucha gente tenía en mente mirar hacia arriba más que hacia abajo. 135 minutos después, estamos mirando hacia abajo, y preocupados por lo que nos podemos encontrar el domingo”.

Pese a ello, el presidente del club lanza un mensaje de optimismo, “porque tengo una total confianza en esta plantilla, y estoy seguro de que el domingo sacaremos, como mínimo, un empate que nos confirme en la categoría”.

Ramsés Gil, concentrado antes de un partido de la Gimnástica Segoviana en La Albuera./ KAMARERO
Ramsés Gil, concentrado antes de un partido de la Gimnástica Segoviana en La Albuera./ KAMARERO

Ramsés, o el vaso medio lleno

Fiel a su proverbial optimismo, aunque reconoció que al finalizar el partido ante el Palencia Cristo lo pasó “algo peor”, Ramsés Gil calificó el encuentro frente al Coruxo como “uno de esos que posiblemente solo juegues una vez en la vida. Cuando te metes en este mundo y te quieres dedicar al fútbol de manera profesional, si de verdad lo haces es para poder jugar este tipo de partidos. Viendo las cosas con un poquito más de perspectiva, entiendo esto como un regalo, jugando en un escenario espectacular, de las mismas dimensiones de La Albuera, es una auténtica bendición. Vamos a ver si nos soltamos y conseguimos dar nuestra mejor versión”.

Ramsés Gil señaló que “para ganar al Coruxo debemos hacer el partido de nuestras vidas, individualmente y como grupo”

El técnico no considera que el equipo esté deprimido tras las dos derrotas consecutivas “y más con las expectativas que se habían generado tras ganar cinco partidos de seis”, porque la plantilla tiene poso, “con jugadores curtidos en mil batallas que saben de la idiosincrasia de este club, en el que por unas u otras razones siempre está ‘condenado’ a no bajar las cosas. La Sego difícilmente ha conseguido las cosas antes del último día”.

Pensar en bajas para el encuentro del domingo es hablar de Adrián, “que ya está entrenando casi al mismo nivel que el grupo, pero es precipitado meterle ahora”, y Javi Borrego, al que su amarilla del último partido le llevará a cumplir ciclo en la última jornada. Pero eso es algo que al técnico le importa “cero”, como tampoco le importa la maltrecha rodilla de Álex Conde. “Las bajas no son excusa, porque las tienen más equipos y no solo nosotros. Espero el máximo de todos. Para ganar en Coruxo necesitamos hacer el mejor partido de nuestras vidas, individualmente y como grupo”.