Antonio Llopis se eleva para ejecutar un lanzamiento durante el encuentro que el Viveros Herol Nava jugó frente al Villa de Aranda en la Copa Castilla y León. / AMADOR MARUGÁN
Publicidad

Hace apenas un año, el Viveros Herol Nava afrontaba con toda la ilusión del mundo una temporada en la División de Honor Plata en la que el objetivo pasaba por conseguir el ascenso, ya fuera de manera directa con la primera plaza, o por la vía del play off. El equipo era visto como uno de los candidatos a ese ascenso, aunque la presencia del Fertiberia Puerto Sagunto le restaba algo de esa presión del favorito, y supo llevar a buen término una campaña histórica para el deporte segoviano.

Un año después, la ilusión es doble en Nava de la Asunción, con el equipo estrenando la máxima categoría y las ganas de balonmano multiplicadas por mil, si ello fuera posible. Los mejores conjuntos nacionales pasarán por el ‘Guerrer@s Naver@s’, y el primero de ellos será el Recoletas Atlético Valladolid, equipo con el que ya coincidió el Viveros Herol en la División de Honor Plata, y que en la pasada temporada alcanzó la séptima plaza en la clasificación, de la mano de David Pisonero.

Se tratará de una nueva cita histórica para un club que ha vivido un buen número de ellas a lo largo de los últimos años. Así que el trabajo del cuerpo técnico de cara a este encuentro ha pasado por dar las pautas para gestionar de la mejor manera posible ese cóctel de euforia y nervios propios del debut en la nueva categoría, amén de preparar el encuentro de la mejor manera posible, sin tener demasiado en cuenta la actuación del Atlético Valladolid en la Copa Castilla y León hace una semana en Nava, donde cosechó una abultada derrota ante el Ademar de León en las semifinales del torneo. Dio la sensación de que el equipo pucelano no quería medirse al navero en un encuentro amistoso (por más que fuera un torneo organizado por la Federación Territorial) a una semana de volver a medirse al mismo oponente, pero ya en partido de liga.

MODERADO OPTIMISMO

Las sensaciones que ha dejado el Viveros Herol Nava en pretemporada han sido positivas. Con la base de la pasada campaña, había mucho ganado en lo que a línea de trabajo y conceptos tácticos se refiere, y la inclusión de las nuevas incorporaciones no ha sido traumática, sino paulatina. Sí es cierto que Miguel Baptista parece estar un paso por debajo de sus compañeros, pero hay que tener en cuenta que el portugués arrastra problemas físicos que le están impidiendo rendir al cien por cien.

Tampoco está a tope Adrián Rosales, al que el esguince de tobillo que se produjo en el amistoso ante Guadalajara le dejó sin competir la semana anterior. Pero el primera línea gallego es de los que no se esconde, y raro será no verle sobre la cancha.
La pelea en los seis metros será una de las claves del partido. El Recoletas Atlético Valladolid suele apoyarse mucho en el pivote para abrir los espacios, lo que exigirá un esfuerzo extra a jugadores como Álvaro Seabra, Oleg Kisselev, o Andrés Alonso, este último con la ‘necesidad’ de desdoblarse en defensa y ataque en un esfuerzo conjunto con Darío Ajo en el 6:0 defensivo, y en el pivote en la ofensiva. Por trabajo no quedará, que nadie dijo que la temporada en Asobal sea fácil, pero tampoco que no vaya a ser absolutamente ilusionante.

Dani Gordo: “Debemos estar siempre metidos en el partido”

Satisfacción y responsabilidad fueron las dos sensaciones más destacadas de la rueda de prensa previa al encuentro que ofrecieron el director deportivo del Balonmano Nava, Tinín Campillo, el entrenador Dani Gordo, y uno de las referencias del equipo, Agus Casado.

Campillo señaló que “cada pasito que vamos dando nos hace un poco más grandes como club, y hay que agradecer a la directiva que ha trabajado sin cesar desde que nos proclamamos campeones. Salvamos la prueba de la Copa con buena nota a nivel organizativo, y en el aspecto deportivo, nos gusta mucho cómo ha quedado cohesionado el equipo, con dos jugadores por puesto, con gente joven, y con Dani Gordo que está mirando a nuestra cantera. Nuestro objetivo no puede ser otro que la permanencia”.

Agus puso de manifiesto el buen trabajo realizado “en las cinco semanas de pretemporada, más esta sexta que estamos dedicando a preparar el partido de liga. Tenemos un grupo muy bueno, con jugadores de mucha calidad tanto dentro como fuera de la cancha, y vamos a darlo todo por cumplir con el objetivo de permanecer en la élite de balonmano. Para nosotros cada partido será un reto distinto, pero el de Valladolid tiene un punto más a nivel sentimental, por ser el primero de Asobal. Vamos a competir contra los mejores, pero creo que estamos preparados”.

El técnico del Viveros Herol Nava quiso agradecer el esfuerzo de la junta directiva “por hacer que el cuerpo técnico y la plantilla solo nos ocupemos de lo deportivo”, y rompió una lanza por los jugadores naveros, “porque desde hace muchos años la cantera de Nava ha estado ahí, y aunque los jugadores son jóvenes, y las etapas de formación se han de ir culminando, hay varios chicos a los que ya les he dicho que forman parte del primer equipo, se llamen como se llamen”.

Dani quiere que su equipo esté “siempre en el partido”, y para ello “hay que intentar que todo el equipo compita durante los sesenta minutos, muy concentrados y muy intensos. Es un partido histórico para este club, pero nosotros no podemos centrarnos en eso, y sí en lo que podemos controlar, que son las acciones de juego. El Recoletas es un equipo que se asocia muy bien, con un director de orquesta perfecto como es Diego Camino. Tienen un plus de experiencia que tendremos que contrarrestar con otras cosas”.