El valleladense Carlos Baeza está a tan solo un partido de lograr el título que le falta en su impecable palmarés dentro de la pelota, el de campeón del mundo de selecciones nacionales en la modalidad de pala corta, después de realizar una competición impecable en el Campeonato del Mundo que se está celebrando en Biarritz.
España partía como una de las grandes favoritas para hacerse con la victoria, y de momento ha ido confirmado las expectativas, con dos triunfos rotundos en la fase de grupos, por 2-0 (15/5 y 15/9) en el debut ante Cuba, y por otro 2-0 (15/6 y 15/6) frente a Estados Unidos en el partido que decidía el liderato del grupo para el equipo nacional, que en el cruce de semifinales le tocó enfrentarse a Francia, anfitriona de la competición que amenazaba la hegemonía española.
Pero la pareja gala, compuesta por Necol y Breffel, apenas pudo oponer resistencia a la dupla española con Emiliano Skufca en el zaguero y Carlos Baeza en la delantera. En el primer encuentro en el que ambos jugaban juntos, ya que ante Cuba Carlos se quedó fuera para que entrara Sanz, y frente a Estados Unidos fue Ibáñez quien se colocó en el zaguero, la pareja española demostró mucha coordinación, amén de una gran adaptación al frontón de Biarritz, repleto de aficionados en sus gradas, con nutrida presencia de aficionados de Vallelado que disfrutaron del gran partido que hizo su paisano.

UNA SEMIFINAL DESEQUILIBRADA

Porque Carlos Baeza, muy bien apoyado por Skufca sobre todo a la hora de poner la pelota en juego, realizó un partido muy completo, entrando en juego cuando la ocasión lo requería para llevar la iniciativa en el juego y presionar a una pareja francesa que se vio sin opciones en un primer juego que acabó con 15/5 a favor de España, y que en la segunda manga apretó hasta el empate a 9.
Seis puntos seguidos con Skufca al saque y Baeza remachando delante pusieron el 15/9 y metieron a España en la final de la competición, que le medirá en la mañana de hoy a la Selección de Argentina, que se clasificó para la final después de imponerse en la semifinal a Estados Unidos. Aunque el seleccionador tiene que decidir quiénes de los cuatro jugadores ocupa la plaza de titular, el rendimiento que han dado tanto Skufca como Baeza en la semifinal les ponen en la rampa de salida de la titularidad en la final.