Equipo inicial de la Gimnástica Segoviana que formó en el encuentro que disputó el pasado domingo ante el Burgos Promesas. / KAMARERO
Publicidad

Una larga semana ha tenido que superar la Gimnástica Segoviana antes de poder resarcirse de la pasada derrota en La Albuera frente al Burgos Promesas. Siere días en los que el equipo ha tenido que volver a abstraerse de las dudas que en algunos momentos genera su juego, hacer autocrítica en el vestuario y convencerse de nuevo de que el camino es el correcto, y que es necesario ser más regulares en la intensidad a lo largo de los noventa minutos de los partidos, y hacer gala de contundencia para no ver peligrar los puntos.

Ya lo advirtió Manu Olmedilla, el capitán de la Segoviana que ha recogido con naturalidad el brazalete que honraron compañeros suyos como Ramsés, como Ricardo, como Chema o como Anel (al que se le echa de menos la vida entera, por cierto), y que dejó muy claro el mensaje de que el equipo está donde se merece, cuarto en la tabla, “pero no donde debemos estar, que es más arriba”.

LA AMBICIÓN COMO PREMISA

Ese ejemplo de ambición de una de las referencias en el vestuario gimnástico es el que quiere tomar el equipo para sumar los tres puntos en San Amaro, donde le espera el Real Burgos en un encuentro con algunos condicionantes especiales, como el hecho de jugar a las doce y cuarto de la mañana, lo que representa toda una incógnita para los azulgranas, que no han jugado ningún partido de mañana en la presente campaña, aunque sí algunos encuentros de pretemporada, y de medirse, en un terreno de juego de hierba artificial, a un oponente que se maneja con dos sistemas distintos, uno con cuatro jugadores en línea defensiva, y otro con tres centrales y dos carrileros.

Aunque parecía que el cuerpo técnico iba a poder contar con todos los jugadores de cara a este encuentro, a lo largo de la semana las molestias que han venido arrastrando Dani Arribas en los isquiotibiales, y Rui en la rodilla les sacan de la convocatoria, lo que dará de nuevo la titularidad a Viti en el eje de la zaga junto a Javi Marcos, y posiblemente a Dani Abad (sin descartar a Asier, que empieza a reclamar con su fútbol una posición que le exija menos desgaste físico y más participación en el juego) en la banda derecha.

CAMBIOS EN EL ONCE

Con Alex Conde y Dani Calleja recuperados, y llamando a la puerta del equipo, habrá que comprobar si ambos han hecho méritos suficientes como para hacerse con un hueco en el once, habida cuenta de que Manu González ya señaló que tanto Elías como Domingo habían venido realizado buenos partidos. Algo más flojos la semana pasada, aunque Domingo volviera a ver portería, las posibilidades de que haya cambios en la línea de creación del conjunto gimnástico está más que presente, aunque no se puede descartar en absoluto que la climatología obligue también a colocar sobre el terreno de juego a un equipo más físico y menos técnico, tal y como sucedió frente al Almazán, con evidente éxito.