Publicidad

Durante el pasado fin de semana se celebró en La Coruña la 81 edición de la Copa de S.M. El Rey de pelota, a la que llegaron seis federaciones; Castilla y León, Navarra, Galicia, La Rioja, Cataluña y Andalucía.

Castilla y León fue, junto a Navarra y La Rioja, la que logró ‘billete’ en las cuatro especialidades en liza: mano individual, mano parejas, paleta cuero y pala corta.

Semifinales

Castilla y León se enfrentó a La Rioja en mano individual. El soriano Luis Cabrerizo ganó a Altuzarra en un disputado encuentro que se decidió en el tercer juego; dos juegos a uno a favor del jugador de Soria.

En mano parejas los salmantinos Galgo IV y Corredera se enfrentaron a los navarros, a la postre campeones, Canabal y Arbizu. Pese a realizar un gran partido, la solvencia y pegada de los navarros hizo que se impusieran en dos juegos a los representantes de Castilla y León.

En paleta cuero, Landeta y Medina doblegaron a la pareja anfitriona, Martínez y Maradiaga, en dos juegos tras un partido muy serio por parte de los jugadores del Puertas Bamar.

La última semifinal con representación castellano y leonesa fue en pala corta. Los segovianos Baeza VI y Cholo ganaron por dos juegos a cero a los riojanos Abaigar y Gómez.

Gran resultado de la Federación de Castilla y León, consiguiendo alcanzar la final en tres de las cuatro especialidades. En todas las finales el rival a batir sería Navarra.

Finales

En mano individual Luis Cabrerizo (Cabrerizo II) nada pudo hacer frente a Olano, quien se impuso por dos juegos a cero. Una pena esta derrota puesto que el jugador soriano había realizado un gran campeonato de Federaciones y llegaba a la final con cierto favoritismo.

En pala corta los jugadores de Vallelado, Baeza VI y Cholo, a punto estuvieron de dar la sorpresa ante la pareja favorita, Sanz y Labiano. El gran partido realizado por ambos se vio reflejado en lo apretado del marcador: 15 a 13 en sendos juegos.

Castilla y León sí consiguió imponerse a la Federación Navarra en paleta cuero en un gran partido de Landeta y Medina ante los jugadores navarros Echavarren y Ramos. Desde el principio consiguieron imponer su juego y llevar el partido a su terreno, lo que les posibilitó alzar la Copa del Rey por dos juegos a cero.

En el apartado de Federaciones, la navarra fue la campeona de la Copa del Rey con tres oros y una plata. Castilla y León la acompañó en el pódium como subcampeona, tras alcanzar una medalla de oro y dos de plata.