Publicidad

La Guía de Medidas para competiciones oficiales y entrenamientos en el ámbito deportivo autonómico federado que publicó el pasado jueves la Junta de Castilla y León ha creado un enorme debate en el deporte de la Comunidad, del que evidentemente no puede sustraerse el deporte segoviano, que esperaba una normativa ciertamente rigurosa con el fin de evitar los contagios, pero en ningún caso unas medidas como el uso obligatorio de la mascarilla para todos los deportistas tanto en entrenamientos como en competiciones en instalaciones cubiertas que , como señalaba un jugador de un deporte colectivo a esta redacción, “prácticamente nos están abocando a practicar el atletismo si queremos seguir haciendo deporte” en vista de las (normales) escasas restricciones que tiene.

Reacciones negativas

Durante el fin de semana se han venido sucediendo las reacciones de los diferentes clubes y federaciones a esta Guía de Medidas de la Junta, y no han sido muchas las voces favorables. Y no solo los clubes que comienzan sus competiciones nacionales tienen mucho que decir, ya que los conjuntos de categorías autonómicas siguen sin poder entrenar más que de manera prácticamente individual, puesto que la Guía prohíbe el entrenamiento con contacto en los deportes colectivos de riesgo medio y alto, que son prácticamente todos los deportes de pabellón menos aquellos en los que hay una red que divide la cancha.

 

Los árbitros forman otro de los colectivos afectados por la norma de jugar con mascarilla en los recintos cerrados

 

Las Federaciones Territoriales no van a la zaga en lo referente a pedir explicaciones acerca de unas medidas que no solo parecen demonizar al practicante de deportes colectivos sino también a los colegiados que dirigen los encuentros. Y es que la Guía elaborada por la Junta de Castilla y León se ‘olvidó’ de los árbitros, deportistas sin los que es imposible disputar ningún partido.

La recomendación expresa de la Guía acerca del uso de la mascarilla en su apartado de Medidas para los participantes, los miembros de los equipos y delegaciones deportivas, es la siguiente:

“En las instalaciones deportivas cerradas (pabellones, naves y otros espacios deportivos similares que cuenten con, al menos, tres paredes y cubierta) será obligatorio el uso de mascarilla en todo momento, incluso durante la realización de actividad física”.

¿Cómo se va a arbitrar?

El tenor literal de la norma exige a los árbitros el uso de la mascarilla, lo que sin duda supone una importante merma en su función. Tanto es así que la Federación Territorial de Baloncesto ha decidido no designar árbitros hasta que no se haya aclarado este punto de la norma, y la Federación de Fútbol también está a la espera de una aclaración por parte de la Junta sobre todo para los partidos de fútbol sala, porque al colegiado se le está obligando, o bien a llevar el silbato en la boca por dentro de la mascarilla, o bien bajarse la mascarilla, llevarse el silbato a la boca y señalar la acción que considere.

Como quiera que ambas posibilidades chocan directamente, o bien contra la salud del árbitro, o bien contra el normal desarrollo del juego, la Territorial espera que la Junta aclare la situación cuando menos de los árbitros con respecto a esta obligatoriedad de la mascarilla.

El Río Duero se niega

Después de ver cómo el Ademar de León y el Sinfín disputaban un surrealista partido de balonmano con mascarilla, no han sido pocos los clubes y jugadores no solo de este sino de otras modalidades deportivas que han criticado la medida, cuando no negándose literalmente a competir con mascarilla, como en la jornada de ayer ya adelantó el conjunto soriano del Río Duero Soria, de la máxima categoría de voleibol en España, que mostró su “absoluta preocupación y rechazo” por la norma aprobada por el Gobierno autonómico, ya que el resultado de jugar con mascarilla, a su juicio, exige “una rápida rectificación legislativa”.