d1-1-futbol-segoviana
La zaga de la Gimnástica Segoviana arropa a Pablo durante el encuentro que el equipo disputó ante el Valladolid B. / KAMARERO
Publicidad

Salvando alguna temporada más que puntual, la Gimnástica Segoviana siempre se ha caracterizado por mantener el bloque intacto de una temporada para otra. El club nunca ha hecho revoluciones en el vestuario, y los sucesivos técnicos que han llegado a dirigir al equipo eran conscientes de que llegaban a un vestuario muy bien estructurado, con futbolistas que se conocían desde hace un buen número de campañas.

Sin embargo, el descenso del equipo a la Tercera División ha venido a provocar una diáspora de futbolistas superior a la que inicialmente se podía prever. Entre los jugadores que han apostado por continuar sus carreras deportivas en otros conjuntos de Segunda B, y otros que han priorizado su vida personal, académica o laboral, antes que el fútbol, y más en un equipo donde tradicionalmente el compromiso que se exige desde el primer día es extraordinario.

La aspiración de la dirección deportiva es la de incorporar jugadores que puedan ocupar varias demarcaciones

La baja de Pablo Monte en la portería se logró cubrir con prontitud con el ascenso al primer equipo de Christian, como también subieron tanto Dani Abad como Gómez, dos jugadores con vocación ofensiva. Pero las bajas se suceden, y las que se están produciendo en la línea defensiva están siendo bastante más numerosas de las que se podían prever, ya que si bien parecía evidente que Álex Alonso no continuaría en el lateral izquierdo, y que Chema colgaría las botas, la marcha tanto de Guille Duque como de Álex Ayala han supuesto todo un jarro de agua fría para la Segoviana, que además ha sufrido otra ausencia en la zaga, con la marcha de Borja Plaza después de dos temporadas en la que ha sido su segunda etapa en el club.

Así que, a salvo de que Anel dé una respuesta a la Segoviana acerca de su renovación, la línea defensiva gimnástica sólo tiene actualmente a dos jugadores, Javi Marcos y Rubén Yubero. Aún así, la dirección deportiva sigue manejando sus tiempos, y no tiene prisa por cerrar un plantel que no será amplio, ya que la aspiración pasa por incorporar a jugadores que puedan ocupar varias demarcaciones.

AGUS ALONSO CONDICIONA

Dos meses después de que Agus Alonso cayera lesionado en el encuentro ante la Unión Adarve, el delantero aragonés aún no ha pasado por el quirófano para operarse de (en teoría) la rotura del ligamento cruzado anterior. En el preoperatorio que se le realizó al jugador no estaba clara la rotura del cruzado, por lo que la confirmación de la lesión llegará de manera directa, cuando se le opere.

La Segoviana está muy pendiente del resultado de la operación. ya que en el caso de que Agus no tenga roto el cruzado, se negociará con él su continuidad en el equipo, teniendo en cuenta que ya no está en edad sub 23.

RAMSÉS, SEGUNDO ENTRENADOR

A falta de la confirmación oficial por parte del club, que además tiene que incorporar a un preparador físico después de que el profesional que estaba comprometido con la entidad recibió una suculenta oferta económica del extranjero, la Gimnástica Segoviana tiene prácticamente cerrada la conformación del cuerpo técnico que liderará Manu González, y que seguirá contando con Aurelio Navarro ‘Lele’, pero que tendrá a Ramsés Gil como segundo entrenador en el banquillo.

El director deportivo de la Segoviana, que en la pasada campaña dirigió a uno de los conjuntos cadetes del club gimnástico se encuentra cursando el Nivel III de entrenador, y tiene que firmar unas prácticas. Como quiera que tanto el club como Manu buscaban un segundo entrenador que conociera perfectamente el grupo octavo de la Tercera para poder compensar esa falta de experiencia en la Tercera de Castilla y León por parte del primer entrenador, la propuesta de que Ramsés se convirtiera en el ayudante del técnico en el banquillo fue aceptada por éste.