Publicidad

Aunque el Covid-19 se empeñe en que la ‘nueva normalidad’ sea lo menos normal posible, el fútbol con público retorna al campo de La Albuera siete meses y medio después de que la Segoviana disputara en el municipal el último encuentro que pudo ser presenciado por aficionados. Entre medias, una pandemia mundial que se ha llevado por delante un buen número de vidas y muchísimos empleos, amén de destapar las carencias de una clase gobernante a la que se le supone bastante más altura moral y política de la que hasta la fecha ha demostrado.

Sea como fuere, gracias a la normativa de la Junta a la buena paliza que se ha dado la Gestora de la Segoviana para cumplirla, vuelve el fútbol con público a La Albuera, y lo hace con un encuentro de postín, el que jugará el conjunto azulgrana frente al Mirandés B, un joven filial que apuesta por convertirse en el equipo revelación de la presente campaña.

Los tres puntos conseguidos en Cebreros fueron una gran noticia para el plantel gimnástico, sabedor de que ganar en El Mancho siempre es complicado. Sin embargo, las expulsiones de Adrián y Javi Borrego han puesto el contrapunto a la victoria, puesto que con una plantilla de no demasiados jugadores, perder a dos de una tacada no es precisamente lo mejor.

En la previa del partido, Manu González era de la misma opinión al señalar que las bajas del lateral y el delantero, junto con las ausencias por lesión “son muchas para una plantilla tan corta como la nuestra, y no podemos permitirnos perder jugadores por expulsiones porque cualquier partido puede ser clave”.

Los lesionados

Y es que, además de los sancionados, tampoco podrán ayudar a sus compañeros posiblemente ni Diego del Castillo, al que sus molestias musculares le están impidiendo echar una mano en el centro del campo, ni con seguridad Pablo Carmona, que tiene roto el menisco y va estar entre seis y ocho semanas de baja como mínimo.

Así que, salvo sorpresa desagradable en el último entrenamiento, la Segoviana se presentará en el encuentro con estas cuatro bajas de jugadores que (en teoría) debían formar parte del once inicial, aunque la calidad del equipo no pone sombras de duda en la fortaleza del conjunto que formará en el terreno de juego de La Albuera, que ha pasado por bastantes problemas a lo largo del verano por culpa del hongo que todos los veranos trae de cabeza a los operarios municipales y que en la jornada del jueves presentaba la hierba con una altura importante para lo que es costumbre.

Del Mirandés B, Manu conoce de la calidad de varios de sus jugadores, y puso de manifiesto que el rival es un conjunto “muy renovado, con muy buenos jugadores que tienen proyección de élite y que quizá cuenten con el único hándicap de que al ser un equipo nuevo puede ser que les cuesta juntar las piezas en las primeras jornadas. Pero es un equipo hecho para jugar al fútbol, y vamos a necesitar una buena versión del equipo para ganar”.

Ese equipo bien podría estar dispuesto por Christian bajo los palos, con Borao estrenándose en el lateral derecho, con Javi Marbcos acompañando a Rui en el eje, y Rubén en el lateral zurdo. Manu sigue siendo intocable en el pivote defensivo, con Conde y Calleja en los flancos, Ivi y Dani Arribas pegados a las bandas, y Fran Adeva en la punta. Un equipo para tener el balón y escondérselo a un Mirandés B que sabe tratar muy bien al esférico.

Normas que cumplir

El club tendrá todo preparado para que los aficionados puedan presenciar el partido con todas las medidas de seguridad que se pide que cumplan, desde firmar la declaración responsable, a sentarse en los asientos establecidos, o entrar y salir por las zonas asignadas. No habrá servicio de bar en el campo, y los espectadores que quieran fumar tendrán que salir de la grada para hacerlo.

 

Borao: “Jugar en un campo como La Albuera te hace mejor futbolista”

Jorge Borao apunta a la titularidad para el choque de hoy, en un lateral derecho que estrenará en el campo de La Albuera, muy del agrado del jugador que está más acostumbrado a la hierba artificial de los campos de Madrid, “así que en un lujo jugar en un campo como La Albuera. Casi te hace mejor futbolista solo el hecho de jugar aquí”.

El hecho de jugar con público es muy del agrado de la plantilla, y Borao así lo certifica “porque los aficionados nos van a dar un plus de empuje y de energía que igual necesitamos” ante un oponente que no lo pondrá sencillo.

Borao reconoció sentirse “muy ilusionado” de poder jugar y ayudar a conseguir una victoria en una competición en la que “el objetivo es ganar todos los partidos”. Para ello es tan importante lo que pasa en el campo como un buen vestuario que sepa gestionar lo que venga, “y este tiene mucha calidad, tanto en lo deportivo como en lo humano”.