Infografía de los datos de la Gimnástica Segoviana. / A.M.
Publicidad

La Gimnástica Segoviana todavía no ha perdido ningún partido en 2020; o lo que es lo mismo: acumula 10 encuentros sin conocer la derrota. Su rédito desde que arrancara el año se cuentan por nueve victorias y un empate -en el aplazado contra el Zamora CF-. Los números del conjunto de Manuel González tan solo han sido seguidos por la Arandina, que suma 11 jornadas sin perder: ocho triunfos y un empate en 2020, además ganar sus dos últimos compromisos del 2019.

Ambas plantillas mantienen una inercia positiva, lo que ha llevado al cuadro azulgrana a afianzarse en la segunda posición y a los de la Ribera del Duero a meterse en los puestos de la fase de ascenso en la tercera plaza. El rendimiento del plantel gimnástico no solo le ha permitido alcanzar los cifra de los 70 puntos sino que encima ha recortado 10 al líder del Grupo VIII, el Zamora CF. El año se cerró con una diferencia de 13 puntos entre un equipo y otro, y ahora es de apenas tres.

La incontestable primera vuelta de los hombres de Luis David Movilla no ha seguido el mismo calco con el inicio de la segunda. Mantener esos números suponía todo un reto y en sus últimos cinco enfrenamientos su balance ha sido de seis puntos. Empató contra la Gimnástica (1-1), con el CD Becerril (1-1) y con el Atlético Astorga (1-1); perdió por primera vez en la competición frente al Real Ávila (1-0); y venció al Numancia B (1-0). Ante esta situación, la Segoviano no falló y continúo sumando de tres en tres y se encuentra más cerca que nunca del conjunto zamorano. Aun así, los de González cuentan con una partido más.

A expensas de que retorne la liga

A expensas de que la competición retorne a la normalidad por la crisis del coronavirus, los equipos siguen entrenándose de manera individual. De momento, y a la espera de que la Federación tome la siguiente decisión sobre la continuidad de las ligas -atendiendo a las indicaciones del Gobierno y de las autoridades sanitarias-, la Gimnástica tiene aplazado el encuentro ante la Arandina y frente al Atlético Tordesillas. Un exigente calendario que después le llevaría a medirse a rivales como el Burgos Promesas, el Salamanca B, el Júpiter Leonés, el Astorga y el Numancia B a domicilio y al Almazán o el Real Ávila en La Albuera.

Por su parte, el Zamora ya ha pasado el tramo más complicado de su agenda y los contrincantes más difíciles que tiene por delante a priori son la Arandina, el Cristo Atlético y el filial del Salamanca.

El jugador de la Segoviana Álex Conde, desde la grada. / KAMARERO

Álex Conde, a la espera de operarse

Por otro lado, el jugador Álex Conde estaba pendiente de ser intervenido de la lesión que sufrió el pasado 1 de marzo en Palencia en el enfrentamiento contra el Cristo Atlético. El mediapunta de la Segoviana iba a ser operado del cuerno del menisco del ligamento interior el martes en Valladolid, pero dado que los servicios médicos están centrados en la pandemia del coronavirus su paso por quirófano se pospuso. “Cuando pase el estado de alarma me operarán. Espero que vaya todo bien para estar cuanto antes con el equipo”, reconoce el propio Conde. Esta decisión retrasará su reincorporación con el grupo, ya que después tendrá que pasar por rehabilitación con un tiempo mínimo estimado de tres semanas. Aun así, Conde confía en llegar al tramo final del campeonato liguero con vistas a disputar la fase de ascenso a Segunda División B.