La Gimnástica Segoviana sigue ganando partidos, dieciséis consecutivos en esta histórica temporada, y en esta ocasión lo consiguió en el descuento gracias al gol de Arribas en el último minuto de los cinco que añadió la colegiada del partido que jugó el conjunto azulgrana en el campo de La Arboleda frente a un Almazán muy aguerrido, que también tuvo sus opciones de vencer, y que cuando se veía con un punto y el mérito de haber sido el primer equipo que ponía una piedra en el camino de la Segoviana, se encontró con un gol que le dejó sin nada.

El partido se planteaba como un choque de rachas, con una Gimnástica Segoviana siendo el gran favorito para lograr el campeonato y un ascenso que cada día parece más cercano, y un Almazán incapaz de romper una dinámica muy negativa de cuatro derrotas consecutivas.

El partido empezó con mucha fuerza, la Gimnástica Segoviana salió a tener el balón, jugando muy tranquilo y moviendo el cuero de lado a lado. El equipo local estaba replegado esperando su oportunidad con un bloque muy bajo, notándose sobre el terreno de juego el respeto que los adnamantinos tenían ante el líder de la tabla.

No fue hasta el minuto 15 cuando la Segoviana tuvo la primera ocasión, con un buen envío de Borao que no encontró rematador. Y es que al líder le costó lo suyo generar oportunidades de peligro. Se acercó gracias a algunas acciones individuales de Conde y Arribas pero no era frecuente ver ocasiones peligrosas de un equipo gimnástico que se mantuvo frío y calmado.

BIEN, PERO SIN OCASIONES

Poco más tarde aquel centro de Borao, Diego Gómez se encontró en disposición de marcar dentro del área, pero impactó mal al balón con toda la portería para anotar y su lanzamiento se marchó fuera cuando ya se cantaba el gol en la que fue la oportunidad más clara del partido y sus compañeros se llevaban las manos a la cabeza ante el error.

La Segoviana apretaba mucho arriba a la hora de intentar recuperar el esférico, y con mucha tranquilidad a la hora de mover la pelota de lado a lado en busca de una oportunidad, esperando un error de la defensa del Almazán que hasta el momento se sentía muy segura, lo que dejaba la sensación de que el partido se iba a decidir en los detalles.

En el 26 el Almazán la tuvo con un centro que remató Fattah por encima del larguero. Tras unos primeros veinte minutos de incontestale dominio segoviano, los locales supieron vivir de contraataques que dirigían Santa y Edipo por los costados.

El técnico Manu González empezaba a demandar mucho más a sus jugadores, ya que no estaban encontrando la meta del rival con sus ataques, y en el minuto 34 Conde pudo anotar, pero su remate se fue por encima del larguero, y en el posterior contraataque el almazán tuvo el 1-0 en las botas de Checa, pero si remate se fue rozando el poste derecho de la portería de Carmona.

 

El Almazán se defendió con buen criterio, dispuso de ocasiones para haber marcado, pero terminó encerrado en su área

 

En la segunda parte la dinámica no cambió demasiado, le Gimnástica Segoviana siguió controlando la posesión del cuero y no permitía que el Almazán jugase cómodo, la presión tras pérdida estaba siendo muy buena y los visitantes recuperaban el balón con facilidad.

Aun así, Fatah pudo anotar el primero con un poderoso remate de cabeza pero Carmona paró bien el cuero. El Almazán enseñaba los dientes por primera vez en la segunda parte, llevando la ilusión a los aficionados de que podría sorprender al primero de la tabla.

Llegó el momento de los cambios, y los de la Segoviana fueron claramente ofensivos, con una primera entrada de Diego del Castillo y Fran Adeva para aportar más frescura en las acciones de ataque que empezaban a escasear.

ATACANDO CON TODO

Calleja entró también para controlar más el choque y que a la Segoviana no se le escapara el control de la posesión del cuero. El propio Calleja disparó en su primer intervención con el saque de una falta que se marchó fuera. Pocos minutos después la tuvo Ivi de cabeza, pero no pudo conectar correctamente con el balón.

Por su parte, el Almazán se reforzaba con los cambios para mantener el empate, que pudo haber roto Bercés en el minuto 87, pero entre las protestas locales, el asistente de la colegiado levantó la bandera cuando el jugador local se quedaba solo ante Carmona.

Con cinco minutos de descuento el desenlace del partido no estaba nada claro, con la Segoviana remando en busca de una última ocasión que le diera la victoria, y el Almazán esperando el final bien agrupado cerca de su marco. Pero, en la última jugada del choque y con muchos jugadores en el área, el balón le cae a Dani Arribas, que se convirtió en el protagonista del choque marcando el 0-1 definitivo.