Carapaz y Landa someten a Roglic en el Mortirolo, Ciccone gana la etapa

El líder de la general refuerza la ‘maglia’ rosa tras su exhibición con el español en la etapa de montaña que se llevó el italiano y que consigue afianzar la ‘maglia’ azzurra

20
El ciclista Giulio Ciccone celebra la victoria de la decimosexta etapa del Giro de Italia entre Lovere y Ponte di Legno.
Publicidad

El ecuatoriano Richard Carapaz reforzó la maglia rosa del Giro tras una exhibición junto al español Mikel Landa en el Mortirolo, donde el Movistar y el Vincenzo Nibali sumaron fuerzas para someter al esloveno Primoz Roglic, quien cedió en meta 1.23 minutos.

Inmensa gloria para el italiano Giulio Ciccone (Trek), ganador de la decimosexta etapa entre Lovere y Ponte di Legno, de 196 kilómetros, en la que reforzó la maglia azzurra de la montaña, y paso de gigante para Carapaz, inexpugnable aferrado a una maglia rosa que va tomando color de campeón.

Ciccone rubricó la escapada del día con un tiempo de 5h.36.24, batiendo al final al checo del Astana Jan Hirt. Por detrás varios ilustres se dejaban el alma por rebañar segundos al crono. Un grupo de lujo con Carapaz, Mikel Landa y el animador de la fiesta, el “Tiburón” Vincenzo Nibali, llegó a 1.40.

A partir de ahí a contar. Movistar hablaba de alejar a Roglic un minuto pensando en la crono del domingo, El premio fue mayor. El esloveno cedió en el Mortirolo y llegó a meta a 1.23 de sus rivales directos.

Queda Giro, pero la general aclara posiciones. Carapaz se hace fuerte, Nibali pasa a ser segundo a 1.47 y Roglic baja a la tercera plaza a 2.09. Por su parte, Mikel Landa siguen asomando, en labores de gregario y dominador de la situación en el Mortirolo. Es cuarto con el mismo tiempo del esloveno.

tranquilidad

El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) siguió ofreciendo su habitual imagen de tranquilidad tras reforzar la maglia rosa en la etapa del Mortirolo, en la que mantener la calma ante los ataques del italiano Vincenzo Nibali, fue una de las claves para dar otro paso hacia el título.

“Estoy más tranquilo después de esta etapa pero todavía queda mucho camino por recorrer. En carrera siempre intento ir con calma, en eso ayuda mucho el grupo que tengo junto a mí, es algo que he aprendido en los años que llevo en el ciclismo, que si vas con calma las cosas acaban saliendo”, dijo Carapaz apenas finalizada la etapa en Ponte di Legno.

Carapaz, quien tiene en la general a Nibali a 1.47 minutos y a Primoz Roglic a 2.09, destacó la dificultad de la etapa reina del Giro y se refirió al momento en que atacó Nibali.

“Ha sido un día muy difícil, sobre todo por el clima y los metros de desnivel que teníamos por delante. Hemos demostrado que tenemos muy buen equipo y los compañeros han estado siempre muy pendientes de mi y de Mikel Landa”.

“En el Mortirolo”, comentó Carapaz, “cuando arrancó Nibali pretendimos mantener la situación más o menos bajo control, que no se nos fuese mucho la mano con las diferencias y mantener el grupo unido, ya que éramos mayoría”.

Como resultado final, “hemos hecho muy buen trabajo y eso se ve reflejado en ese tiempo ganado en la clasificación”.

victoria

El italiano Giulio Ciccone (Trek), líder de la montaña del Giro, se mostró satisfecho con su segunda victoria en la carrera italiana, aunque para conseguirla haya tenido que esperar dos años.

“He estado esperando esta segunda victoria de la etapa durante dos años. Así que grité de alegría en la línea de llegada porque ha sido un día complicado con mucha lluvia y frío”, destacó.

Ciccone, quien pasó en cabeza el Mortirolo, remató la victoria en pugna con el checo del Astana Jan Hirt, quien no fue muy generoso a la hora de dar relevos, según el italiano.

“Hirt no quería cooperar, así que ha estado un poco nervioso, Al final, me la jugué, todo salió bien y estoy muy contento. Es un paso importante para conseguir la ‘maglia azzurra’ de la montaña”, dijo.