Dos agentes de la Policía Local proceden a cortar el acceso al recinto amurallado instalando señalización vertical en la plaza de la Artillería. / KAMARERO

El Ayuntamiento de Segovia avanza en la implementación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en la ciudad para adaptarse a la normativa de cambio climático y transición energética. Plantea una serie de medidas a ejecutar en un horizonte de 2024 para contribuir a reducir los gases de efecto invernadero. Con este fin, el Consistorio municipal se ha presentado a la convocatoria de subvenciones del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dentro del Plan de recuperación, transformación y resiliencia.

El proyecto elaborado implica un inversión que supera los 7 millones de euros, dividida en dos solicitudes. La primera de ellas conlleva un gasto de 3.085.835 euros, de los que la subvención solicitada alcanza los 2.295.249 euros, de modo que la aportación municipal sería de 790.585 euros.

En el marco de esta primera solicitud se incluyen cuatro acciones principales. La primera es la implantación y puesta en funcionamiento de zonas de bajas emisiones. En este apartado se incluyen diversas intervenciones en el recinto amurallado, entre las que se encuentran el control de acceso de vehículos a la zona, la peatonalización de calles, la eliminación de plazas de aparcamiento junto a los edificios declarados BIC, la autorización de paso a vehículos cero emisiones y la progresiva sustitución de los vehículos de transporte público por aquellos de tecnologías más eficientes y sostenibles.

La segunda acción supone la adecuación de los espacios urbanos como itinerarios ciclistas. En este caso se incluye el carril bici ya licitado y de ejecución inmediata, así como la delimitación de otros itinerarios que conectarían los barrios con mayor población con los tramos de carril bici que existen en la actualidad.

La tercera acción es la adecuación de los espacios urbanos para la implementación de itinerarios peatonales y la mejora de la accesibilidad. En este apartado se incluye la peatonalización del eje formado por las calles Marqués del Arco- Daoiz, vía con gran afluencia de turistas, y los ascensores que conectan el barrio de San José con el Palo-Mirasierra.

La cuarta acción son las actuaciones encaminadas a calmar el tráfico rodado. Contempla la renovación del pavimento y de las infraestructuras en el paseo San Juan de la Cruz con el objetivo de mejorar el firme existente para que soporte el paso de vehículos, ya que el tráfico tendría la puerta de Santiago como uno de los puntos de salida de la zona básica de emisiones.

La segunda solicitud del documento elaborado por el Ayuntamiento incluye actuaciones por 3.993.000 euros de inversión, de los que 1.430.000 euros correspondería a la subvención y 2.563.000 a la aportación municipal. En este caso se incluyen las obras de adecuación en las cocheras municipales para el uso de vehículos eléctricos y la adquisición de cuatro autobuses eléctricos de 12 metros de longitud que se destinarán a las líneas 11 y 12.