Brindando en familia durante la paella popular. / Kamarero
Brindando en familia durante la paella popular. / Kamarero

Pues, como si nada, ya han pasado dos fines de semana de las fiestas de Segovia y, después de las multitudes de viernes y sábado, ayer domingo la celebración fue un poco más tranquila, sobre todo familiar en la Alameda de la Fuencisla, donde la paella recuperó su estrellato como plato del día. Y además con una buena respuesta, pues fueron centenares de personas las que se acercaron a esta zona del cinturón verde de la ciudad, aunque en esta ocasión en competencia con otra paella a la misma hora en la plaza de la Morería del barrio de San Millán, a beneficio de ASPACE.

La primera autoridad de la ciudad, como ya es tradición, acudió a la primera de las citas gastronómicas. En este caso, la alcaldesa, Clara Martín, se estrena en estos actos festivos ya que fue elegida el pasado día 4, y estuvo acompañada por otros miembros de la corporación como el primer teniente de alcalde y portavoz socialista, Jesús García Zamora; el concejal de Obras y Turismo, Miguel Merino; la concejala de Servicios Sociales e Igualdad, Ana Peñalosa o el viceportavoz del PP en el consistorio, José Luis Horcajo. Asistieron también la alcaldesa de las fiestas y el resto de representantes de los barrios y de los mayores.

La paella preparada por la Asociación de Cocineros fue elogiada y la comida estuvo amenizada por las charangas Gurugú y Tanami.

Fiestas Carnavalito San Juan KAM8632
La charanga Chicuelina amenizó el Carnavalito de San Juan. / Kamarero

Otra charanga, la Chicuelina, amenizó el vermut en la Plaza Mayor en la primera edición del Carnavalito de San Juan, una actividad propuesta por algunas comparsas del Carnaval de Segovia que, aunque no consiguieron disfrazar a la ciudadanía, solo a unos poquitos, sí lograron que un buen puñado de entregados a la causa bailaran al sol tocara lo que tocara la formación musical segoviana, ya fuera un pasodoble, una ranchera, rumbas o hasta el himno de Eurovisión.

Miembros de la comparsa de los Vacceos estuvieron los primeros, puntuales, dándolo todo, junto a un grupo de jóvenes procedentes de distintos puntos de la capital y su alfoz (San Cristóbal, La Granja, San Lorenzo o el Puente de Hierro…) que aseguran que “lo mejor de las fiestas son las charangas” y reclaman más música “porque hay muchos ratos muertos”.