El camión descontaminante de la Policía Nacional ayer lunes en el exterior de la Comisaría de Segovia. / Kamarero
Publicidad

Un camión lanza-agua para descontaminación de superficies de la Policía Nacional, bautizado popularmente como el ‘botijo’, ha vuelto este lunes a la Comisaría de la capital segoviana, después de que el domingo 12 uno de estos vehículos adaptados a la lucha contra el coronavirus realizara ya labores de desinfección en Segovia.

El prototipo, presentado el 27 de marzo, supone la adaptación a los medios materiales para tareas antidisturbio de los que dispone Policía Nacional, gracias a un equipo multidisciplinar de la Subdirección General de Logística e Innovación (Servicio Innovación y equipos del GOIT) y a técnicos de la Cátedra Catedra de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Alcalá de Henares, entre otras colaboraciones.

Se han incorporado al camión boquillas que convierten la disolución desinfectante en partículas de tamaño nanométrico, el mismo que el virus, permitiendo la adhesión del desinfectante al mismo, atacando su capa lipídica, consiguiendo su disolución y caída al suelo.

Son dos las Unidades de Desinfección de la Policía Nacional para la descontaminación de grandes superficies y para espacios interiores.

Para la descontaminación de interiores se ha diseñado un equipo portátil, dotado con las mismas boquillas diseñadas en la Universidad.

Tras las pruebas efectuadas el día 26 de marzo de 2020 en las instalaciones del Complejo Policial de Canillas, que ofrecieron un resultado muy positivo, las dos Unidades de Desinfección empezaron a prestar servicio operadas por miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas-GOIT, dotados con equipos de protección individual.