Publicidad

Sin adornos en balcones ni ventanas, sin música ni el gentío que en años anteriores llenaba  las calles del barrio, el ‘día grande’ del barrio de San Lorenzo no fue tal ayer. Como en la práctica totalidad de pueblos y barrios de la provincia, las fiestas en el arrabal segoviano han sido laminadas por el Covid-19, que redujo a su mínima expresión cualquier celebración conmemorativa. Pese a ello, ni la Asociación de Vecinos ni la comisión de peñas del barrio quiso dejar a su patrón sin celebración, y agarrándose a la única posibilidad celebrativa decidieron en colaboración con la parroquia abrir la Eucaristía como lugar de reunión en torno a la figura del santo.

Así, los vecinos y feligreses del barrio completaron el aforo permitido por el templo en los horarios especiales de misas habilitados por la Parroquia, aunque la misa de 12 –que en años anteriores es la que alberga la solemnidad de San Lorenzo- fue la que tuvo un carácter más emotivo, ya que al terminar la celebración, la imagen del santo –bajada desde el altar hasta el presbiterio- fue trasladada a la puerta del templo donde tuvo lugar una ofrenda floral. Vecinos, peñistas y asociaciones demostraron con flores su cariño y devoción al santo, y algunos peñistas lucieron camisetas y pañuelos de su peña para mantener viva una tradición inveterada, rota en esta ocasión por la crisis sanitaria.

No faltó tampoco la música de dulzaina, respetando la distancia de seguridad, que animó  la celebración hasta el límite de lo autorizado, aunque en todo momento los vecinos respetaron las normas de distancia social, higiene de manos y uso de mascarilla.

Una dura jornada para los sanlorencinos, que en palabras del presidente de la Asociación de Vecinos Félix Maroto vivieron una fiesta “muy distinta a lo habitual, pero así es como tiene que ser este año”. “No es fácil vivir un mes de agosto en el barrio sin fiestas  -explicó- pero las circunstancias son las que mandan y es mejor recordar este año como el único en la historia en el que no hemos celebrado las fiestas que poner en riesgo la salud de los vecinos”.