Vigilantes de ‘Segovia, limpia y guapa’

La patrulla verde de la Policía Local realizó en 2021 un total de 813 intervenciones vinculadas a la protección del medio ambiente en una tarea compleja que no siempre es bien comprendida por la ciudadanía

Cuando los agentes de la Policía Local que trabajan en la Patrulla Verde afrontan ‘un día de perros’, no están definiendo las dificultades de una jornada de trabajo, sino que , literalmente, habrán dedicado parte de ella a cometidos como la intervención con estos animales de compañía para garantizar que cumplen con la normativa de control y cuidado a la que deben estar sometidos por sus propietarios. Esta es una de las muchas atribuciones que tiene este servicio, complejo por la cantidad de aristas que tiene su tarea y por las dificultades que tiene a la hora de hacer llegar a la ciudadanía el mensaje de protección y cuidado del entorno medioambiental.

El pasado año, la Patrulla Verde registró un total de 813  intervenciones  en el conjunto de las áreas de las que se ocupa. Así,  en 2021 tramitaron un total de 169 denuncias relacionadas con tráfico y ordenanzas municipales, de las que 98 fueron relacionadas con protección de animales. En el ámbito animal, llevaron a cabo un total de 150 intervenciones con animales, de las que 94 fueron con animales domésticos y 56 con animales silvestres.

En el apartado de vehículos abandonados, fueron 136 las intervenciones registradas, de las cuales 75 fueron para levantar actas de coches en la vía pública,  y 55 para retirar aquellos que cumplen los requisitos preceptivos tanto a la campa de vehículos de FCC o directamente al desguace.

La actividad de la Patrulla Verde  originó la realización de un total de 254 informes emitidos a las distintas concejalías vinculadas a su servicio  -Urbanismo (17), Medio Ambiente (47), Bienestar Social (21), Participación Ciudadana (9), Tráfico y Transportes (14)- y se redactaron un total de 145 partes de intervención.

Javier es el responsable del servicio en el que trabaja junto a otro agente de la plantilla,  y destaca el carácter multidisciplinar de un trabajo que va desde el control de residuos de obra, hasta el de perros potencialmente peligrosos, lo que requiere  contar con un alto grado de preparación. Así, señala que periódicamente llevan a cabo cursos de especialización sobre las distintas áreas, que unido a su propia experiencia policial les capacita para desempeñar con eficacia los casos que abordan a través del servicio.

Así, el día a día de su tarea pasa por atender las denuncias y quejas que llegan al servicio a través de  la ‘Línea verde’ de participación ciudadana, o bien derivadas del control y la inspección que se realizan de obras, animales domésticos o vehículos abandonados. En este sentido, Javier valora especialmente la importancia de la colaboración ciudadana, vital no solo para detectar cualquier problema relacionado con la protección medioambiental, sino para resolverlo a través de su testimonio directo

Pese a esta colaboración, en muchas ocasiones la ciudadanía no acaba de entender la tarea de la Patrulla Verde, sobre todo en su aspecto sancionador. En este sentido, Javier señala que “es más penoso poner sanciones medioambientales que de tráfico, porque no se asimila igual una multa por una infracción de tráfico que otra por tirar maleza cuando se limpia una parcela o por abandonar residuos, porque la justificación es que así se ha hecho de toda la vida”; aunque reconoce que la concienciación sobre estos aspectos está aumentando paulatinamente.

Una de las principales preocupaciones de su tarea es el seguimiento y control de vehículos abandonados en la vía pública, donde en la actualidad tienen un total de 22  en seguimiento para su intervención. Sobre este aspecto, Javier indica que los problemas de suciedad que generan, así como la ocupación de una plaza de aparcamiento hacen que la ciudadanía ponga el grito en el cielo a la hora de denunciar estas situaciones, pero su solución dista mucho de ser fácil. “Hay que tener en cuenta que hay que seguir un procedimiento administrativo que requiere unos requisitos que a veces los vehículos no cumplen hasta que pasa un tiempo y podemos probarlo –explica el agente- y puede dilatarse en el tiempo, pero somos constantes en el seguimiento de cada caso para poder intervenir de forma inmediata en cuanto se reúnan las condiciones preceptivas”.

La ‘Línea verde’, una herramienta esencial

La concejala de Seguridad, Raquel de Frutos, valora el trabajo de la Patrulla Verde como uno de los cometidos de mayor relevancia social de los que desempeña la Policía Local, que requiere en su opinión mantener siempre abierta la colaboración con los ciudadanos de cara a conseguir mejorar la imagen de la ‘Segovia, limpia y guapa’ que propugna la ciudad de cara al exterior. En este sentido, la implantación de la ‘Línea verde’ mediante la cual desde 2013 el Ayuntamiento abre a los segovianos la posibilidad de dar a conocer incidencias o quejas relacionadas con este u otros aspectos ha mejorado sensiblemente la gestión y la posible solución de los problemas denunciados por los segovianos.

Así, y a través de una APP la  Línea Verde detecta de forma automática las coordenadas exactas en las que se ubica la denuncia, y el ciudadano puede adjuntar una foto de la misma con una breve descripción, y a partir de este momento, se inician los trámites para la búsqueda de una solución. El ciudadano conoce en todo momento el estado en el que se encuentra la incidencia comunicada gracias a las notificaciones que recibe en su dispositivo móvil.