edificio plaza doctor gila 1 y cableado 2
Edificio del siglo XIX en el número 1 de la plaza del Doctor Gila del barrio de San Millán. / Nerea Llorente

El Ayuntamiento de Segovia ha dado vía libre a un proyecto de rehabilitación de la casa del siglo XIX de la plaza del Doctor Gila, en San Millán, así como a la demolición de otras edificaciones existentes en una parcela que supera los 1.300 metros cuadrados.

El equipo de gobierno municipal ha concedido licencia urbanística a la sociedad Herfruit para las obras de rehabilitación, conservación y ampliación del edificio principal,con elementos protegidos en el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS), que se adaptará para tres viviendas y garajes. La empresa promotora debe llevar a cabo el soterramiento del cableado existente en la fachada y obras de acceso al garaje.

La licencia incluye la demolición de una construcción secundaria, no catalogada, con fachada a la calle de los Carros y vuelta a la de Carretas.

Fuentes municipales han informado de que, a efectos del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) el presupuesto de ejecución material asciende a 835.000 euros.

Además, una vez finalizadas las obras, la promotora tendrá que tramitar un expediente de cesión de vial público de terrenos exteriores a la alineación oficial, conforme al plano oficial de tira de cuerdas que se acordó en mayo del año pasado.

Este acuerdo supone que el Ayuntamiento recibirá 27,65 metros cuadrados para viales públicos.

El Catálogo Arquitectónico del PEAHIS indica que este edificio del número 1 de la plaza del Doctor Gila es una vivienda familiar de carácter residencial para capas altas, con un espacioso jardín que ocupa toda la manzana.

Se trata de una construcción característica de finales del siglo XIX, en esquina, con fachadas a la citada plaza y a la calle de los Carros, en el barrio de San Millán.

Tiene planta rectangular y dos alturas con fachadas ordenadas de forma severa mediante sucesión de ejes verticales de huecos de ventanas en planta baja y balcón en la superior. El revoco es liso, con recercados de huecos e imposta con esgrafiado.

Los balcones son de voladizo al modo tradicional, con tablero de piezas cerámicas sobre bastidor de hierro.

En cuanto a la cerrejería, en el citado Catálogo se la describe como convencional del siglo XIX, con balaustres verticales sencillos, con macoyas y adornos en sus extremos inferiores, y cenefa inferior de aspas y remaches de florones.

El alero es de canecillos de madera de factura correcta.

Entre los elementos valiosos, en el PEAHIS se recoge el esgrafiado en recercado de huecos e impostas y la cerrajería de las fachadas. La rehabilitación debe conservar los canecillos de madera.