Publicidad

El pasado día 8 la ciudad acogió un año más la Feria del Libro Antiguo y de ocasión. En la Avenida del Acueducto se colocaron seis librerías en la Avenida del Acueducto venidas de diferentes puntos de nuestra comunidad para mostrar algunos de los tesoros escondidos en sus tiendas. Libros y novelas míticas de las historia de la literatura, posiblemente muchos de ellos ya descatalogados por la antigüedad que ostentan. En total esperan más de 30.000 títulos y más de 120.000 ejemplares editados desde el XVII hasta nuestros días.

Numerosos libros de ocasión y de temáticas muy variadas ocuparon esta Feria que ha cumplido ya la friolera de 25 años, un cuarto de siglo instalándose año tras año, atrayendo a sus pequeños puestecillos a tos segovianos y visitantes que se quisieran acercar a ver, a comprar o tan solo a preguntar sobre los libros y las historias que detrás de ellos.
El motivo importa poco como aseguran los libreros, que se se sienten más que agradecidos de poder estar año tras año en un lugar tan privilegiado, como la Avenida del Acueducto, tan cerca de uno de los mejores representantes del patrimonio de Segovia y toda su provincia.

Ayer se puso fin a esta veinticinco edición de la Feria del Libro Antiguo y de ocasión tras diez días de intensa actividad con la que los libreros han acabado bastante satisfechos un año más y esperan poder repetir el año que viene y volver a traer algunas de las joyas que esperan encontrar un dueño en las estanterías de las librerías.

Contentos pero… Durante el tiempo que ha durado la feria miles de personas han sido las que se han acercado a mirar y comprar, pero es cierto que en estos últimos días entre la lluvia, la nieve y el frío han hecho que no se acercara tanta gente, pero aún muchos valientes han desafiado al temporal y por ello los libreros quisieron reconocérselo porque a su modo de ver la gente de Segovia siempre se vuelca con la feria y aunque las nuevas tecnologías parezcan comer el terreno al papel, mucho siguen siendo amantes de tener los libros en físico, poder devorar las páginas, subrayar frases y poder sacarlos de sus estanterías para volver a releerlos.

Entre todos los stands había dos segovianas, Libros del Reino Secreto y la Librería Torreón de Rueda. Ambas ya son clásicas en esta feria; la primera lleva ya seis años acudiendo a la misma, mientras que la segunda tiene una bonita historia detrás y que su dueño Fernando Gutierrez quiso recordar.

Ubicada en la calle Escuderos de Segovia en un primer momento y ahora en Grabador Espinosa, fue su padre quien abrió esta librería y fue él quien hace 25 años cuando surgió la idea de hacer la primera la Feria del Libro Antiguo y de ocasión no quiso perderse la cita. A día de hoy su hijo Fernando continúa asistiendo a esta feria, marcada en rojo en su calendario porque ya es una cite inneludible. En su stand se podía encontrar de todo, desde míticas revistas de El Jueves, novelas históricas y hasta una sección de libros sobre arte. El propietario de esta librería segoviana se siente orgulloso de continuar con la tradición que comenzó su padre.

La XXV Feria del Libro Antiguo y de ocasión ha cerrado sus puertas un año más, pero la ciudad se preparar para seguir impulsando la cultura con actividades de este tipo, que tanto gustan a segovianos y foráneos que visitan la ciudad, sobre todo en fines de semana. El año que viene volverá y seguro que la Librería Torreón de Rueda y Libros Reino Secreto serán fieles a su cita sin lugar a dudas.