Un camión retira un contenedor de papel y cartón en el centro de Segovia. / KAMARERO

El concejal de Medio Ambiente, Ángel Galindo, quería que los nuevos contenedores de residuos estuvieran en las calles de Segovia antes de que finalizase 2020. Así lo manifestó en agosto, pocos días después de que se formalizara el nuevo contrato del servicio de recogida de residuos y limpieza viaria con FCC. Sin embargo, en octubre ya se hizo patente que sería como pronto en las primeras semanas de 2021 y, una vez estrenado el año, el edil de IU explica que se dan una serie de circunstancias y problemas que apuntan a un nuevo retraso.

En cualquier caso, hay que recordar que FCC tiene margen, hasta agosto, para implantar las mejoras y novedades en el servicio, según estipula el contrato.

Desde la Concejalía se apostaba incluso antes del verano, ya que el servicio se adjudicó a FCC en mayo pero un recurso demoró la firma del contrato, por iniciar en primer lugar la renovación de todos los contenedores de la ciudad, a excepción de los soterrados, lo que supone en torno a 1.500, sin contar los de ropa y calzado.

Galindo planteaba además la incorporación de los nuevos vehículos de recogida de residuos en un plazo de entre cuatro y ocho meses desde la formalización del contrato, aunque supeditada al ritmo de entrega de los fabricantes a FCC y teniendo en cuenta que los de mayor volumen (los de recogida de residuos de carga lateral) serán los que más tarden en suministrarse.

De una flota de 57 vehículos con los que contará el servicio, 18 funcionarán con gas natural comprimido y 22 serán eléctricos, una importante mejora de carácter medioambiental pero que implica la construcción de una gasinera.

Esta instalación será un centro con depósito para gas natural comprimido en el que podrán repostar los camiones que funcionan con esta energía. No hay otra alternativa en la ciudad, ya que en algunas gasolineras sí ofrecen un servicio de suministro de gas licuado pero todavía no de gas natural.

La ubicación prevista de la gasinera, junto a las instalaciones que FCC mantiene desde hace años, una nave en el vial interpolígonos, ha generado algunos problemas en el procedimiento urbanístico, según el concejal, que sostiene que es “lo que más nos está retrasando porque todo lo demás está vinculado”.

En este sentido, sin gasinera no pueden ponerse en circulación los nuevos vehículos de recogida y sin estos no es conveniente implantar los nuevos contenedores “porque los técnicos consideran que se deterioran más deprisa con los camiones viejos. Por eso hemos decidido esperar”, indica Galindo.

El responsable de Medio Ambiente dice que “comprendo que se han generado expectativas pero, aunque desde fuera no se vea, tenemos muchas horas de trabajo detrás”.

Sí se ha avanzado con la incorporación de desbrozadoras y sopladoras eléctricas y en las nuevas papeleras, así como en el diseño del servicio quita y pon en entornos monumentales y en campañas divulgativas e informativas de caracter general o dirigidas a colectivos concretos como hosteleros o comerciantes.