Fachada principal del palacio de los Condes de Mansilla, en el número 3 de la calle de la Trinidad. / Kamarero
Publicidad

El lunes de esta semana representantes de un fondo de inversión visitaron el edificio del Palacio de Mansilla, propiedad de la Fundación Caja Segovia, cuyo presidente, Javier Reguera, explica que en este momento “hay dos o tres ofertas en el aire que no se han materializado todavía en términos económicos “de empresas o fondos de inversión que “han venido, lo han visitado y están haciendo sus cálculos para ver si les cuadra para inversiones o para los fines que quieren. No hay nada en concreto”.

Como se recordará, la Fundación Caja Segovia decidió en primavera del año pasado comenzar el procedimiento de enajenación de este edificio, que albergó durante décadas el Colegio Universitario de Segovia y fue sede del campus segoviano de la Universidad de Valladolid. En ese momento se fijó un precio de licitación de 4.224.463,78 euros, impuestos no incluidos.

Este palacio de los Condes de Mansilla (siglos XII-XVII, restaurado en los años setenta del siglo XX como colegio universitario) está situado en la calle Trinidad número 3, en el recinto amurallado de la ciudad, y tiene una superficie construida de 5.291 metros cuadrados, de los que 4.481,54 son útiles. Su acceso principal está en la calle de la Trinidad pero tiene otro por la calle de San Nicolás.

Reguera comenta que el Plan General de Ordenación Urbana de Segovia (PGOU) recoge un uso dotacional, de equipamiento, para este edificio histórico, y así se mantiene en el Plan Especial de Áreas Históricas de Segovia (PEAHIS); es decir, “no cabe el uso residencial, no puede adaptarse para viviendas, lo que limita también las posibilidades de venta”, indica.

Desde que el Patronato de la Fundación Caja Segovia acordara en la sesión celebrada el 10 de abril de 2018 iniciar el procedimiento de enajenación del inmueble, han mostrado interés varias empresas, principalmente para uso hotelero-hostelero pero también como residencia de estudiantes.

Al tratarse de un edificio que fue utilizado como sede universitaria desde los años setenta del siglo pasado, la Fundación Caja Segovia se puso en contacto con las universidades que operan en la Comunidad para estudiar su adquisición por parte de estas entidades pero no se ha producido la respuesta esperada.

El Ayuntamiento de Segovia sopesó la posibilidad de alquilar este edificio y en este sentido el presupuesto de 2018 incluyó una partida tanto para el pago de una renta como para la adaptación de un edificio del centro histórico de la ciudad, cuya selección se iba a realizar dentro de una convocatoria pública. La finalidad era concentrar en un solo lugar sedes municipales de diferentes concejalías ahora repartidas en otros espacios.

La apertura del procedimiento de enajenación por parte de la Fundación Caja Segovia, entre otros motivos, llevó al gobierno municipal a renunciar a este proyecto.

Por otro lado, entre los elementos protegidos del palacio de los Condes de Mansilla por la normativa urbanística y de patrimonio cultural se encuentra el patio porticado, acabados de la fachada, el escudo y el balcón de la portada principal y la propia portada, así como la planta sótano, las arquerías y la forja.