Estacion AVE Guiomar Tren Avant KAM1198
Un tren Avant procedente de Valladolid a su paso por la estación de Segovia-Guiomar. / KAMARERO

No queremos un vial de diamantes, sólo uno de asfalto”. Esta frase, extraída de los comentarios en las redes sociales de la Plataforma de Usuarios del Avant, pone de manifiesto de forma irónica la estupefacción que ha generado en este grupo las manifestaciones que realizó ayer la alcaldesa Clara Martín sobre la posibilidad de construir un nuevo vial de acceso a la estación Segovia-Guiomar del AVE, una de las viejas aspiraciones de este colectivo.

Silvia García, portavoz del grupo de trabajo de la Plataforma, asegura que la cantidad de 4 millones de euros en la que el Ayuntamiento presupuesta el coste de la obra es “desorbitado”, y señala como ejemplo el precio del actual vial de acceso, “con 2,5 kilómetros y un puente sobre la variante, que costó 2,1 millones más las expropiaciones”, mientras que la propuesta de la plataforma –que arranca desde la rotonda del Pastor hasta la segunda rotonda del actual vial- tiene una longitud de 800 metros y no habría que llevar adelante obras complementarias; por lo que el coste distaría mucho de la cantidad estimada por el Gobierno municipal.

Así, el proyecto considera una superficie a asfaltar de 1.200 metros de longitud por 9 metros de ancho con 10 cml de mezcla bituminosa en caliente, 20 cm de zahorra artificial, 0,5 m de excavaciones de media, y otros 0,75 m de terraplenes de préstamo de media sin incluir otro tipo de obra adicional; nii bordillos, ni paseos peatonales, ni farolas, ni tuberia alguna de saneamiento, con drenaje superficial

“Ni siquiera con el aumento de los costes de los materiales que esgrime la alcaldesa se alcanzaría ese precio”, asegura García, que considera que la alternativa que defienden para el trazado del nuevo vial “es la más barata por ser la más corta”, y no duda en calificar de “incomprensible” que no se apueste decididamente desde el Ayuntamiento por esta medida.

Por ello, el coste inicialmente establecido para la obra fue de 400.000 euros, aunque desde la plataforma se estimó finalmente en 800.000 euros “para estar holgados”, según explicó la portavoz.

En cuanto a las expropiaciones, la portavoz manifestó que el Gobierno municipal ya ha afrontado el pago en otras obras como las del edificio CIDE, “un elemento arquitectónico que ha supuesto un gasto total para un sitio que no ha usado nadie, mientras que el vial sería usado a diario por miles de personas”.

La reducción del precio de los billetes de tren y las bonificaciones establecidas en los abonos suponen un acicate para el uso del transporte público, pero a su vez, también una amenaza para el tráfico en los accesos a la estación AVE, que en su actual disposición –ubicada próxima a la entrada de la autopista, los accesos a la SG-20 y el Centro Comercial Luz de Castilla, generaría una complicada situación del tráfico en los momentos de más afluencia de personas tanto de entrada como de salida de la estación.

García señaló que el ‘efecto llamada’ de estas medidas de apoyo al transporte de ferrocarril ya comienza a notarse, por lo que se hace necesario contar con una vía que descongestione y ofrezca alternativas a la ciudad. Si a ello se le suma la posibilidad de que el edificio CIDE entre en servicio, los problemas crecerían de modo exponencial.

Para la plataforma, el problema del nuevo vial obedece a la falta de voluntad política de llevar a cabo este proyecto, y pone al Ayuntamiento como principal responsable, aunque precisa que el resto de instituciones –Junta de Castilla y León o Diputación- están obligadas a dar una respuesta a este problema. “Si en realidad estuvieran interesadas en resolver los problemas de Segovia, todas arrimarían el hombro, porque Segovia lo necesita”, asegura García.