Uno de cada cinco segovianos es pensionista

La provincia registra una relación de dos afiliados a la Seguridad Social por cada beneficiario de una prestación contributiva de este sistema público.

El Gobierno, los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CEOE alcanzaban esta semana un principio de acuerdo para la reforma del sistema de pensiones. El viernes, el Consejo de Ministros se apresuraba a dar el visto bueno al Anteproyecto de reforma de Seguridad Social. Se anuncian así cambios relacionados, sobre todo, con la edad de jubilación y la prestación correspondiente. No está de más recordar que prácticamente uno de cada cinco segovianos es pensionista y recibe alguna de las prestaciones contributivas del sistema público de la Seguridad Social.

En este sentido, según la información publicada esta semana por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, el número de pensiones contributivas a 1 de enero ascendía en Segovia a 32.115, cifra que se mantiene invariable respecto al mismo mes de 2010. Como se recordará, el último padrón oficial, aprobado el pasado mes de diciembre, indica una población de 164.854 habitantes en la provincia (a 1 de enero de 2010).

En los últimos quince años sí se ha producido un incremento del número de pensionistas, ya que la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 1996 calculaba que había en torno 28.900, lo que supone un incremento aproximado del 10%. Ya hace cinco años, en 2006, la cifra de pensionistas ascendía 31.752.

En cuanto al número de afiliados a la Seguridad Social —de donde proceden los recursos económicos al Sistema de la Seguridad Social por el ejercicio de una actividad laboral— ascienden a 59.817 (media del pasado mes de diciembre). Estableciendo una comparativa, se advierte que en Segovia hay una relación en torno a dos cotizantes a la Seguridad Social por cada perceptor de alguna prestación contributiva del sistema.

Por otro lado, los últimos años se ha producido también una revalorización de las pensiones contributivas y, en el caso de la de jubilación —que perciben 19.633 segovianos—, la retribución media en la actualidad asciende a 834.61 euros, mientras que hace solo cinco años, en 2006, era de 663,82 euros.

La nómina de pensiones contributivas de este mes se ha acercado en la provincia de Segovia a los 23.733.000 euros, según Trabajo. Hace cinco años ascendía a 18.797.000 euros, un 20% menos.

Conciliación.- Más de 900 permisos de paternidad. Un total de 962 segovianos percibieron permisos de maternidad en 2010, prestaciones a las que la Seguridad Social destinó más de 4,4 millones de euros, un 2,2% más que en 2009. Un total de 903 segovianos accedieron a un permiso por paternidad durante el año pasado, cerca de un 3% más que en 2009. A lo largo de 2010 el Ministerio de Trabajo e Inmigración destinó unos 641.000 euros al pago de estas prestaciones en la provincia, un 4,4% más que en el ejercicio anterior.

Conviene recordar que el permiso nació con la Ley de Igualdad, el 24 de marzo de 2007, y supone un nuevo derecho para los ciudadanos. Este permiso, de 13 días, se une a los dos que ya antes reconocía el Estatuto de los Trabajadores, por lo que los padres pueden disponen de 15 días, tras el nacimiento, adopción o acogimiento de sus hijos. Durante este tiempo, la Seguridad Social paga a los padres el cien por cien de la base reguladora en el Régimen de la Seguridad Social en el que estén adscritos. Esta prestación es independiente de la de maternidad, tanto de la madre como del padre (cuando es cedido por la madre).

Por otra parte, un total de 962 segovianos percibieron los permisos de maternidad, unas prestaciones a las que la Seguridad Social destinó más de 4,4 millones de euros, un 2,2% más que en 2009. En total, fueron 19 los padres que disfrutaron de este permiso y 943 madres. La cuantía de esta prestación es igual al salario total del beneficiario. El número global de beneficiarios de estas prestaciones disminuyó un 0,21 por ciento.

Hay que recordar que los padres también pueden solicitar esta prestación, siempre que la madre ceda de forma voluntaria un tiempo del permiso, con la excepción de las seis primeras semanas, que son de descanso obligatorio para la madre (en el caso del fallecimiento de la madre, el derecho a estas seis semanas lo puede solicitar el padre).