Juan Manuel Palomares, presidente Unión de Campesinos de Segovia, en el centro, junto a otros dirigentes de UCCL. / E. A.
Publicidad

Unión de Campesinos de Segovia-UCCL ha convocado una tractorada en Segovia el viernes 13 de marzo para pedir la regulación de la cadena alimentaria que garantice unos precios dignos a las producciones agroganaderas, una PAC (Política Agrícola Común de la UE, con ayudas a la producción) dirigida a quienes viven realmente del trabajo en el campo y por una representatividad ante las instituciones elegida por las personas que se dedican a la agricultura y a la ganadería.

Desde la organización agraria, que señala que son muchos los motivos de los habitantes del medio rural para salir a manifestarse, por carencias en sanidad, educación, transportes, comunicaciones, etc. señalan que “a todo ello hay que sumar los problemas y las imposiciones que dificultan que podamos vivir dignamente de nuestro trabajo en el campo o con el ganado”.

En este sentido, afirma que los precios de sus producciones representan entre un 60% y un 70% de su renta, por lo que exige que se fijen precios mínimos de venta para asegurar una rentabilidad y, aunque valora positivamente el gesto del Gobierno de adoptar medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación, considera que se queda muy corto.

Por otro lado, sostiene que la negociación de la reforma de la PAC, que estará en vigor hasta 2027, está en un momento crucial, por lo que reclama que las ayudas directas de la Política Agrícola Común vayan dirigidas al denominado ahora agricultor genuino, que para UCCL no son aquellos en los que menos del 25% de sus rentas totales proceden de la actividad agraria.

El sindicato anuncia asambleas informativas en diferentes municipios los próximos días y ya ha mantenido contactos con la Subdelegación del Gobierno para colaborar en la convocatoria del día 13.