Una labor reconocida

José Antonio Abella queda finalista en el II Certamen Iberoamericano de las Artes que organiza la Fundación Patronato de Huérfanos y Protección Social

10

El médico de origen burgalés pero afincado en Segovia José Antonio Abella Mardones está entre los finalistas del II Certamen Iberoamericano de las Artes de la Fundación Patronato de Huérfanos y Protección Social con su escultura Edelgard. A esta edición se han presentado 197 obras originales e inéditas en las siete categorías de este premio: novela, poesía, relato corto, pintura, escultura, fotografía y dibujo.

En el acto de entrega, previsto para finales de septiembre, se hará público el nombre de los premiados y los accésits de este galardón, según ha informado el Colegio de Médicos de Segovia, del que es miembro Abella como médico de varios municipios de la provincia.

La dotación global de estos galardones, con un primer premio y hasta dos accésit por cada categoría, asciende a 130.000 euros. El premio en escultura es de 30.000 euros. Todas las obras estuvieron expuestas al público en julio en la sede de la Organización Médica Colegial en Madrid. La muestra estuvo compuesta de 16 pinturas, 8 dibujos, 7 esculturas y 103 fotografías. Asimismo al certamen también se han presentado 7 novelas, 17 poesías y 39 relatos cortos.

A esta II edición se han presentado un total de 197 obras originales, lo que da idea de la labor de selección que han realizado los jurados de las distintas categorías del premio artístico organizado por la Fundación Patronato de Huérfanos y Protección Social de Médicos Príncipe de Asturias, que ha expresado su satisfacción con esta II edición ya que se ha superado el índice de participación respecto al año pasado así como la calidad de las obras artísticas.

La Fundación Patronato de Huérfanos y Protección Social de Médicos Príncipe de Asturias es un órgano de solidaridad colectiva con los médicos más necesitados, así como con los hijos de colegiados fallecidos que precisan ayuda. En la actualidad, presta asistencia a más de 3.000 personas: huérfanos de médicos en edad estudiantil o huérfanos mayores, médicos enfermos o jubilados, así como viudas de colegiados.

Cada año la Fundación distribuye más de 18 millones de euros gracias a la aportación de los Colegios de Médicos provinciales. Ahora, además de las prestaciones educacionales y asistenciales que viene concediendo habitualmente, este año se añade una nueva prestación para la dependencia y la conciliación de vida familiar.