Una reducción inapelable

La provincia de Segovia mantiene una acusada tendencia a la baja en el número de contagiados a pesar de que las autoridades están retirando las medidas restrictivas que llevan acompañando a la población durante toda la pandemia

8 1NEREA turistas
Varios turistas se sacan fotografías frente al Acueducto romano de Segovia.

La provincia de Segovia vive un momento magnífico tras meses de pelea encarnizada contra el coronavirus. Los datos de incidencia bajan en cascada, las cifras hospitalarias están en sus mejores valores en meses y los ciudadanos pueden por fin realizar actividades que durante mucho tiempo han permanecido restringidas.

El coronavirus no se ha ido, al menos no del todo, pero esto no quita que la actual situación sea la mejor desde el verano pasado. No hace falta buscar mucho para encontrar al responsable, ya que las ansiadas vacunas frente a la Covid-19 han cumplido con lo que se esperaba de ellas, lograr rebajar la incidencia y las muertes por Covid-19 antes de alcanzar la pretendida inmunidad de grupo.

Sobre el global de la campaña, Sacyl ha administrado hasta el momento en la provincia un total de 119.083 dosis y 48.724 segovianos ya cuentan con la pauta completa.

El sábado de la semana pasada Segovia contabilizaba el primer cero en el número de contagiados en 292 días, desde el 31 de agosto, mientras el domingo confirmó una rebaja de la incidencia semanal del 50% respecto a su semana precedente.

Los seis nuevos casos notificados el domingo elevaron la cifra semanal hasta 33, lo que supone el parcial con menos contagiados desde la primera semana de agosto de 2020, cuando se contabilizaron 32.

Las cifras no engañan y aunque todavía hay que respetar a un patógeno experto en tirar por tierra las expectativas más optimistas, los datos demuestran que por primera vez durante la pandemia se están levantando las restricciones sin que ello tenga un impacto alcista en el número de contagiados.

No es baladí esta última circunstancia, ya que hasta junio los periodos de desescalada habían sido lentos y siempre arrojaban dudas sobre si el levantamiento de las medidas provocaría otra ola que traería más muertes, contagios y sufrimiento.

Precisamente sobre fallecimientos, Segovia lleva una semana sin notificar muertes por Covid-19. Junio pasará a los anales como uno de los meses con menos mortandad de la serie histórica, podría incluso llegar a ser el que menos, ya que la pandemia ha dejado hasta el momento solo dos defunciones en lo que va de parcial.

Las buenas cifras de mortandad se solapan con los datos hospitalarios. El Complejo Asistencial provincial vive un momento de tranquilidad tras un inicio de año que dejó la peor situación desde la primera ola.

En la actualidad las cifras son muy moderadas, con dos enfermos por Covid-19 ingresados en las unidades de cuidados intensivos y otros nueve en planta.

Las buenas noticias continúan con los brotes activos, ya que Segovia es una de las provincias de Castilla y León con menor número, nueve, solo por debajo de Palencia y Soria. Aunque ahora este por debajo de la decena, esta cifra llegó a rebasar la centena en febrero y ha permanecido por encima de 60 hasta mayo.

La previsión ahora mismo es inmejorable, ya que ningún indicador muestra signos de empeoramiento, por lo que se espera que la evolución persista en los descensos que a su vez traerán el levantamiento de nuevas limitaciones, la siguiente el día 26 cuando ya no sea obligatoria la mascarilla en exteriores.

Además, dado el número de vacunados con el ciclo completo, que se unen a las personas que ya han superado la enfermedad, las probabilidades de volver a ver una gran explosión de casos, las temidas olas, son muy limitadas. En caso de aumento incontrolado, este debería parecerse más al registrado durante la cuarta ola, que más que ola fue una ‘olita’, que al incremento exponencial visto durante la primera y la tercera.