Publicidad

Pues esto ya no hay quien lo pare. Las cinco comparsas que este año convocan al dios Momo para dar rienda suelta a sus ganas de divertirse mostraron a sus convecinos las propuestas en forma de disfraces que hasta ayer tenían celosamente guardadas, con las que darán colorido y alegría al carnaval segoviano. El buen tiempo hizo posible una multitudinaria presencia de público en el primer desfile carnavalero, que como en años anteriores arrancó desde las inmediaciones de la iglesia de San Millán para llegar hasta la Plaza Mayor.

Música, baile y, sobre todo, muchas ganas de pasarlo bien fueron las notas identificativas del desfile de las comparsas, acompañadas por la música de ‘Os batucones’ que con su pegadiza e hipnótica percusión marcaron el ritmo del desfile. Aunque el carnaval segoviano tiene una de las participaciones más bajas de los últimos años en lo que se refiere a comparsas, las que este año han decidido salir redoblaron ayer sus esfuerzos para dar ambiente a las calles, con disfraces atractivos y originales fruto de horas y horas de trabajo.

Así, ayer pudimos ver la rompedora propuesta de Los Vacceos, con personajes que parecían extraídos de alguna novela gráfica de temática ‘post punk’, o el enternecedor homenaje de ‘Para que tu lo bailes’ a los ‘Campos de Castilla’ de Machado, pasando por los elegantes trajes medievales de ‘Semaforitos’ y el guiño a la apicultura de los chicos y chicas de Apadefim Fundación Personas, sin olvidar la estética futurista y extraterrestre elegida este año por la veterana ‘Semifusa’

Aunque no será hasta el lunes cuando veremos a los más pequeños, los niños y niñas del AMPA Elena Fortún quisieron adelantar su presencia en el carnaval para mostrar también su particular propuesta de ciencia ficción con platillos volantes y seres de otras galaxias.

Al llegar a la Plaza Mayor, tuvo lugar la elección del Rey y la Reina del Carnaval, que a la hora del cierre de esta edición no se había designado, y la jornada concluyó con el concierto de  ‘La banda feliz’ y una sesión de música ‘enlatada’ a cargo de los DJ Oso y Cierva.