Museo Esteban Vicente Expo Hay Festival
La coleccionista Candela Álvarez Soldevilla posa con una de las piezas estrella de la exposición. / KAMARERO

El Museo Esteban Vicente acoge estos días una curiosa exposición donde el hilo conductor no es otro que la representación artística de la cabeza humana, de la cara, de la mente y de todo lo relacionado con esta parte del cuerpo. La muestra forma parte de los prolegómenos del Hay Festival, que se celebrará en la ciudad de Segovia entre el 15 y el 18 de septiembre.

Dispuestas en un óvalo, con la cara hacia el interior, se congregan diez esculturas de cabezas en la Capilla Auditorio de la institución. Una última, ‘Horizonte’, de Jesús Curiá, domina el conjunto desde la cabecera. Tal y como explica la comisaria, Sofía Barroso, la disposición, en la que parece que los bustos estén celebrando una reunión, se debe a que el Hay Festival siempre ofrece “un espacio de discusión”. Y es que en él se darán cita numerosas personalidades del periodismo, del arte o de la filosofía: “las cabezas pensantes de la humanidad” que dialogarán sobre los temas más importantes en un entorno privilegiado.

La exposición, llamada ‘Testas’, se compone de una selección de obras provenientes de la colección Studiolo, propiedad de Candela Álvarez Soldevilla, que lleva recopilando cabezas artísticas desde la adolescencia. Según la coleccionista, su búsqueda comenzó “sin un criterio especifico”. Pronto, explicó, se dio cuenta de que todas las obras que adquiría tenían como “elemento en común” la presencia y el protagonismo de la cabeza. Entonces, decidió centrarse en esa “línea” y hacerse únicamente con retratos o bustos.

Para esta muestra Álvarez Soldevilla ha seleccionado tanto piezas clásicas como obras de vanguardia. Una de las “cabezas” más llamativas, ‘Ground Head’ de Anthony Caro, de inspiración industrial, está hecha de acero oxidado y barnizado, y en ella se distinguen formas de martillos y otras herramientas siderúrgicas. Por otro lado, como gran representante del canon artístico, se ha elegido un autorretrato que Egon Schiele moldeó en bronce patinado. También se puede apreciar una pieza que representa a Goya, realizada a partir de uno de los cuadros del maestro y firmada por Pablo Serrano.