Nació en Segovia. Su tierra siempre le ha fascinado. Pero, cuando era joven, tenía claro que su futuro tomaría otro rumbo. “¿Qué quieres ser de mayor?”, le preguntaban. A una cuestión tan habitual, la respuesta de Teresa Herrero era invariable: “Azafata o presentadora de televisión”, respondía. Lo segundo no lo veía viable. Y lo primero no era sencillo. Cuando acabó la Universidad, se marchó a Londres, a pesar de que sus padres se oponían. Poco después, en 1968, la contrataron en Iberia como azafata de vuelo. Durante 39 años, sobrevoló el cielo europeo y americano.

Pero tenía otra afición: la música. Cuando era pequeña, cantó en más de una ocasión en el Teatro Juan Bravo. Su familia regentaba el restaurante ‘La Taurina’, a escasos metros del auditorio. “Los artistas siempre estaban allí”, recuerda. De ahí que respirara el aire teatral desde que era apenas una niña. Este viernes 10 de junio a las 19:00 horas volverá a subirse a ese escenario. Esta vez, lo hará como solista junto a su grupo ‘Sonora Madrid’. El espectáculo será a beneficio de la asociación ‘Madre Coraje’, con la que colabora desde hace años.

‘Sonora Madrid’ lo componen antiguos tunos: once músicos y cuatro solistas. Herrero recorre junto a ellos las residencias de mayores. Su objetivo es “animarles”. “Aunque yo ya tengo 75 años y casi estoy para que me animen a mí”, bromea. Esta labor le “satisface”. Sobre todo, desde que la unió con otra de sus facetas: la solidaria. Herrero decidió organizar espectáculos a favor de ‘Madre Coraje’.

Hace más de 30 años que esta ONG trabaja en la lucha contra las desigualdades y la injusticia en el mundo. Para ello colaboran con las comunidades empobrecidas y en riesgo de Perú y Mozambique. Y lo hacen a través de proyectos eficaces y de impacto real, fortaleciendo el papel de las mujeres como elemento clave de la transformación social. Su propósito es claro: que estas sociedades puedan gestionar su propio desarrollo.

Su fundador es segoviano: Antonio Gómez Moreno. Él fue quien impulsó a Herrero a dar a conocer esta entidad en la provincia. Durante unos cuantos años, fue la delegada de ‘Madre Coraje’ en Segovia. Ya no vive aquí. Pero, desde la distancia, nunca ha dejado de colaborar con ella.

Su iniciativa cobra ahora más valor si cabe: después de que la pandemia “destrozara” un buen número de familias. Este viernes, con todo su “esfuerzo” y “cariño”, la segoviana tratará de contagiar su alegría al público. Interpretará ocho temas. En cada uno de ellos, utilizará un traje distinto. Le gusta caracterizarse. “Es muy divertido”, afirma.

Nunca quiso ser artista. Sabía que no era una profesión sencilla. Pero, una vez que se jubiló, se volcó por completo en este mundo. Se autodefine como una persona “vital”. De esas que siguen adelante. Y que procuran hacer la vida agradable a los demás. Reconoce que, en ocasiones, su actitud causa cierta “sorpresa”. Su iniciativa no tiene fin. Sacar adelante los proyectos no es tarea fácil. Pero es mayor su deseo de que todo salga a la perfección. Aunque esto genera cierto “agobio”. Está convencida de que la música “da vida”. Y ella procura transmitir esa vida al resto.