inundacion averia agua calle Jardin Botanico IMG 0129
El agua salía en cascada por la puerta de la guardería minutos después de registrarse la avería. / M.G

Una avería provocada por la rotura de una tubería de la red de abastecimiento de agua causó ayer daños de consideración en una guardería de la calle Jardín Botánico, donde el agua embolsada producto de la rotura inundó literalmente el local y causó importantes desperfectos en una de sus salas, al ceder parcialmente uno de sus muros por el deterioro ocasionado por el inesperado aluvión.

El suceso tuvo lugar a última hora de la tarde de ayer, cuando los vecinos de la zona alertaron a la Policía Local, que al personarse en el local de la guardería ‘Gorgoritos’, situado en el número 23 de la citada vía, comprobaron cómo un torrente de agua salía por la puerta del local, y supuraba incluso por algunos rincones del zócalo de la fachada.

De igual modo, en la calle Alfareros, adyacente a la vía, los vecinos constataban también la avería, y en el muro del patio de uno de los inmuebles -en la misma pared que una de las salas de la guardería- se advirtió un desprendimiento que hacía temer la posibilidad de daños en el inmueble. Los temores resultaron ciertos, y al entrar en la guardería, una de sus responsables comprobó no sólo el hecho de que todo el local estaba cubierto por varios centímetros de altura de agua, sino que el desprendimiento había afectado sensiblemente a la sala aledaña con el muro desprendido, donde parte de la pared se desprendió causando daños importantes en el recinto.

Las filtraciones de agua ocasionaron también importantes desperfectos en el garaje del edificio, donde se constataron importantes humedades en paredes y techos, en las que el agua no dejó de caer durante un largo tiempo.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron efectivos de la Policía Local y del Cuerpo de Bomberos, que llevaron a cabo labores de achique de agua en el local afectado, y realizaron una inspección del edificio para determinar si el derrumbe parcial del muro había comprometido la estructura del edificio, y tras su análisis, determinaron que no había peligro, por lo que no fue necesario llevar a cabo otras medidas.

Los técnicos del servicio municipal de Aguas se desplazaron también a la zona con el fin de llevar a cabo un diagnóstico inicial de la avería y tomar las primeras medidas para evitar males mayores.

Malestar vecinal

Los vecinos del inmueble afectado y de la calle Alfareros –por cuyo subsuelo discurre la tubería averiada- hicieron constar su malestar por el estado de la red de abastecimiento que atraviesa la zona, que viene causando problemas desde hace años. Así, han presentado hasta tres escritos al Ayuntamiento denunciando esta situación, sin que hayan recibido ninguna respuesta por parte de las autoridades municipales. “Parece que tienen que pasar cosas como éstas para que se tome una solución”, aseguraba uno de los vecinos afectados.