Un mensaje de fe, devoción y compromiso

Emilio Montero exhortó a las cofradías en el pregón de la Semana Santa a dar valor a las procesiones para que no degraden en “manifestaciones folclóricas”.

7

El sonido de los tambores de las bandas de las cofradías de La Piedad y de la Soledad al Pie de la Cruz y el Santo Cristo en su Última Palabra de los barrios de San José y San Millán predispuso ayer a decenas de segovianos al anuncio de la Semana Santa, cuyo pregón inaugural fue pronunciado ayer en la capilla del Santísimo Sacramento de la Catedral por el coronel de Artillería y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia, Emilio Montero Herrero.

Heraldos a caballo partieron desde las iglesias de San Millán y San Esteban acompañados por las bandas de cornetas y tambores de las antedichas cofradías para recorrer el centro histórico de la capital anunciando a propios y extraños la lectura del pregón que preludia los actos religiosos y devocionales organizados por la Junta de Cofradías de la Semana Santa Segoviana.

Los dos cortejos confluyeron en la Plaza Mayor para dar por última vez lectura al anuncio del pregon y culminar su anuncio con la interpretación de dos marchas procesionales, una por cada banda interviniente. En la plaza, frente a la Casa Consistorial esperaban a los heraldos el presidente de la Junta de Cofradías, Miguel Hernández Álvarez, acompañado por varios ediles del Ayuntamiento de Segovia y de los presidentes y hermanos mayores de las cofradías segovianas.

Todos juntos se trasladaron hasta la Sala Capitular de la Catedral, donde Hernández Alvarez entregó a Emilio Montero las cubiertas bordadas del pregón, ante el obispo Ángel Rubio y el deán de la Catedral Ángel García Rivilla. Tras la entrega, el prelado segoviano se dirigió a las cofradías para animarles a participar en el “espectáculo de fe” de la Semana Santa y que los cristianos puedan vivir con intensidad los días más importantes del año.

Ya en la capilla del Santísimo Sacramento, Emilio Montero pronunció un emotivo pregón -presentado por el canónigo José Antonio García Ramírez- en el que entremezcló hábilmente el mensaje catequético de la Semana Santa con la iconografía religiosa de los pasos que las cofradías exhiben en las procesiones de Jueves y Viernes Santo. Así, manifestó que las imágenes de la semana santa “nos recuerdan los momentos esenciales de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, porque con ellas nuestro pueblo, hondamente religioso, revive identificado el sublime misterio de la Redención”.

Hitos y ejemplos

Montero fue desgranando los hitos más significativos de la Semana Santa, ilustrándolos con la glosa de las imágenes que procesionan en Segovia, y aseguró que la capital “en su grandeza, en su variedad y en su particular idiosincrasia, hace que la imagen de Jesucristo crucificado se multiplique y nos haga ver los momentos más sublimes de su Pasión y Muerte”.

En su pregón, Emilio Montero no desaprovechó la oportunidad de dirigir un mensaje a las cofradías, a las que animó a continuar en su importane labor, y a las que reclamó que no se queden “sólo en lo externo y lo espectacular”, sino que fomenten la formación cristiana de los cofades para que participen “con el sincero deseo de vivir unos momentos en la cercanía de la pasión y muerte de Jesucristo; y es que el cofrade no nace, siempre se ha de hacer, es un camino de por vida siguiendo a Jesús”.

Además, animó a los cofrades a que sigan siendo “altavoces de su Palabra en un mundo que silencia su nombre, que lo evita en la escuela y que lo deforma con el relativismo que todo lo reduce a trivialidades y adocenamiento”.

También se dirigió a las instituciones segovianas para “que se impliquen con la Junta de Cofradías en alcanzar que nuestra Semana Santa sea declarada de Interés Turístico Nacional, no sólo por el turismo cultural, sino por los que buscan la religiosidad y espiritualidad de estos días santos”.

Al acabar el pregón, la Junta de Cofradías hizo entrega a Prudencio Zorzo de una placa conmemorativa en atención a su constante trabajo en favor de la Semana Santa durante 40 años no sólo desde su cofradía en San Marcos, sino en las cofradías segovianas.

La música de la Coral Audite, que ofreció un concierto con una selección de piezas de polifonía sacra, puso el punto final a la jornada que abre el pórtico de actividades del Triduo Pascual en la

capital.