Un homenaje al esfuerzo, el buen hacer y el trato humano

La Fundación Dionisio Duque entregó sus premios en la antigua iglesia de San Juan de los Caballeros

6

Un homenaje a todos los que valoran el esfuerzo, el buen hacer y el trato humano. Con estas palabras describió Marisa Duque, hija del maestro asador Dionisio Duque y presidenta de la Fundación que lleva el nombre de su padre, los premios que anualmente concede la entidad que recuerda al hostelero, y que, en su edición de 2001, se entregaron ayer en la antigua iglesia de San Juan de los Caballeros.

Ante unas 250 personas, la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente recibía de manos de la propia Marisa Duque el Premio a la Labor Social y Cultural relacionada con la Gastronomía, que la Fundación Dionisio Duque ha concedido a la marca de calidad Tierra de Sabor.

Clemente, destacó el papel del sector agroalimentario de la Comunidad en la creación de empleo, con un diez por ciento de crecimiento del empleo en los últimos diez años y 3.700 puestos en los últimos cuatro años.

La consejera que se confesó “afortunada por haber podido liderar este proyecto desde lo público”, recordó que Castilla y León es la primera productora nacional en productos vegetales, cárnicos, lácteos y de vinos de calidad, con una producción agroalimentaria global que supone el diez por ciento del total nacional.

Silvia Clemente aseguró que, ante ese potencial, “pensamos en dar un nombre en el mercado a todos esos productos, creando la marca de alimentación más importante del país en la actualidad, con 800 empresas asociadas y más de 4.000 productos”.

La consejera subrayó que en breve se redactará desde la Consejería el segundo Plan de Promoción de Tierra de Sabor, que entrará en funcionamiento en 2012 y que se centrará en el producto fresco, en la internacionalización de los productos de la marca y en potenciar la presencia de estas referencias de calidad en hostelería.

El Premio Duque 2011 a la Mujer dentro de la Hostelería ha recaído en Ymelda Moreno, fundadora de la Cofradía de la Buena Mesa y vicepresidenta de la Real Academia de Gastronomía, que recibió el galardón de manos del alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes.

Moreno citó al famoso cocinero Ferrán Adriá para asegurar que la gastronomía “es una actitud”, defendiendo que es necesario estar “abiertos a lo tradicional y a la innovación”. “Todo lo que sé lo he aprendido gracias a buenas mesas y buenas sobremesas; la cocina ha sido para mi una fuente de amistad”, añadió.

Antonio Catalán, fundador de NH Hoteles y presidente de AC Hoteles, recogió el Premio a los Emprendedores dentro del Mundo Gastronómico de manos del diputado delegado de Turismo, José Carlos Monsalve. Catalán agradeció el galardón con unas palabras sobre la importancia de las empresas familiares, y dedicando el reconocimiento “a la gran familia de AC Hoteles”.

El director de Comunicación Digital de Repsol, Juan Carlos Fernández Allén, recogió el Premio de Comunicación e Innovación y Nuevas Tecnologías en el Mundo de la Gastronomía, concedido a la Guía Repsol, que le fue entregado por el presidente de la Academia de Gastronomía, Rafael Ansón. Fernández recordó que la Guía Repsol “lleva 30 años publicándose, reinventándose y buscando nuevas maneras de comunicar”, en los últimos años de la mano de internet y de las redes sociales.

Finalmente, Lucía Fernández, hija de Alejandro Fernández, presidente del Grupo Pesquera, recogía el Premio de toda una Vida dedicada al Turismo y la Hostelería otorgado a su padre, después de que éste sufriese una repentina indisposición minutos antes de comenzar la gala, lo que hizo que el acto sufriese un retraso.

Lucía Fernández, que manifestó que su padre estaba muy ilusionado con el premio, comparó a su familia y el grupo vinícola familiar con la propia familia Duque. “Desde pequeñas, mis hermanas y yo hemos aprendido que la viña, la bodega y el vino hay que cuidarlos día a día; siempre hay algo que hacer”, comentó.