Publicidad

El vacío que el confinamiento ha impuesto en la Calle Real se vio ayer quebrado por la preencia de una grua de grandes dimensiones con la cual los técnicos y expertos pudieron comprobar de forma directa los daños estructurales en las molduras del chapitel de la iglesia de San Martín, cuyo precario estado de conservación obligó el pasado martes a acordonar la zona más próxima para evitar el paso de viandantes ante el peligro real de desprendimiento de estos elementos decorativos.

La intervención solicitada por la Unidad Parroquial Centro, a la que pertenece el templo, tuvo lugar a lo largo del día de ayer, para retirar los elementos desprendidos de la cubierta. A primera hora de la mañana llegó hasta la zona una grúa desde la que los operarios expertos pudieron ascender hasta el chapitel para evaluar y subsanar los desperfectos.

Según explica el Obispado en una nota de prensa, el acceso hasta la zona afectada permitió comprobar que los daños son mayores de lo inicialmente previsto. Así, las molduras de las caras este (hacia la plaza de San Martín) y sur (hacia la calle Real) de la torre también han sufrido daños; y por este motivo, los trabajos se centran en que todos los elementos del chapitel queden bien anclados, para que el patrimonio y los viandantes estén seguros. `

Una vez retirados los elementos con riesgo de desprendimiento, se procedió a impermeabilizar la zona para impedir que las filtraciones de agua dañen las maderas de la cubierta.

Esta actuación se está realizando desde el exterior puesto que el forjado que existía en la torre se retiró hacia 1901 para la colocación de una campana. No obstante, en la actualidad, la Junta de Castilla y León ha encargado -tras concurso público- al arquitecto segoviano Félix Trapero la elaboración de un proyecto que va dando sus primeros pasos.

En el plan está prevista la reparación y/o rehabilitación tanto de la torre como de la cubierta del crucero de la iglesia románica; pero ante la actual situación, los  responsables de la Delegación de Patrimonio de la Diócesis, emprenderán conversaciones con la Administración regional para tratar de incluir el chapitel en ese proyecto de rehabilitación.