Publicidad

Desde ayer, y hasta el 30 de septiembre, la Junta de Castilla y León desplegará todos sus efectivos en la prevención y extinción de incendios forestales en la época de peligro alto de fuego. Como en todos los ámbitos, la crisis sanitaria del Covid-19 marcará esta campaña, donde los protocolos sanitarios en los distintos centros operativos y en los medios a disposición de los profesionales serán norma de uso obligatorio para reforzar la seguridad en un tiempo muy complicado.
El delegado territorial en Segovia José Mazarías y el jefe del servicio de Medio Ambiente Pedro Ejarque expusieron ayer las líneas, objetivos y efectivos del operativo en la provincia, en el que 350 profesionales se encargarán de evitar cualquier incendio y acabar lo antes posible con el que se produzca sin riesgo. En ellos se incluye a técnicos, agentes medioambientales y celadores, conductores, personal de cuadrillas de tratamientos (9 cuadrillas terrestres), personal de brigadas helitransportadas (dos cuadrillas) y tripulaciones de helicópteros, entre otros.
En cuanto a medios, dispone de dos helicópteros, 14 autobombas (dos de ellas del Centro Montes de Valsaín) y 25 puestos de vigilancia (dos de ellos del Centro Montes de Valsaín). La provincia cuenta con dos bases helitransportadas (una en Coca y otra en Las Casillas) y está en su totalidad cubierta por 3 medios aéreos en despacho automático: los de Coca y Las Casillas y el de Cebreros de la provincia de Ávila.
Respecto a las mejoras tecnológicas, que contribuyen a optimizar la gestión del incendio y refuerzan la seguridad del operativo, esta campaña contará con la instalación de cámaras en helipuertos para realizar el control operacional de las aeronaves, nueva APP Incendios sobre el uso del fuego en el monte, recomendaciones y prohibiciones, que incorporará avisos de alertas o alarmas, así como dotación de nuevos dispositivos Smartphone para que todos los agentes medioambientales y celadores tengan su Smartphone personal con línea de datos y apps de ayuda, y sea así una de sus herramientas de trabajo diarias, mejorando de su seguridad y la realización de tareas. También se han adquirido equipos de radio y cuatro repetidores móviles más para dar mejor cobertura de comunicaciones en los incendios.
Mazarías ha recordado la importancia de la prevención, la investigación y la sensibilización de la ciudadanía. Solo un 6 % de los incendios forestales se produce por causas naturales y el 94 % se debe a la mano del hombre; y de estos, algo más al 51 % son intencionados.